portada_1

¿Tienes carácter emprendedor?

¿Te has preguntado alguna vez si el “carácter” es importante? ¡Estoy segura vas a coincidir conmigo en la respuesta! ¡Por supuesto que sí; y no hay ni existirá jamás, duda alguna en cuanto este planteamiento!

Si hay algo que va a ayudarte a derribar cualquier límite en la vida es el denominado “carácter” que has formado a lo largo de toda tu vida. ¿Te has preguntado por qué algunas personas son tan amigables, que tienen cierta “magia” que atrae, cierto carisma que hechiza y se hacen memorables? Desde temprana edad seguramente has notado que hay “líderes natos” en tu grupo, que aunque no hayan sido los mejores de clase, son los que siempre tuvieron poder de convencimiento en el manejo de grupos. ¡Esto es gracias al carácter que has cultivado y que podemos decir que es algunas veces “nato” y algunas veces “instruido” por los mismos padres o nuestros educadores. 

Algunos definen el “carácter” como: “La manera en cómo la persona reacciona habitualmente frente a una situación dada, en cierto tipo de circunstancia o coyuntura. Y la forma de expresar esta manera de reaccionar, es señalando que la persona posee tal o cual perfil, característica o inclinación. Por ejemplo, se dice de una persona a quien le gusta servir y ayudar a otros, que la misma es generosa, altruista, bondadosa y servicial. Y por su parte, alguien que es muy riguroso y estricto con lo que dicen y hacen otros, si es que se expresan y actúan de una forma que no es de su agrado, y si esta molestia, fastidio y/o enfado lo mantiene por largo tiempo sin olvidar y sin perdonar, bien será calificado de rencoroso”

Podemos decir entonces que el carácter va asociado con la capacidad de liderazgo y de conducta personal que encamina hacia el éxito mismo o hacia el fracaso. Si tratamos de analizar el origen del carácter, encontramos su nacimiento en el ambiente en el que fuimos expuestos y creados desde niños. Y claro, éste también va sufriendo alteraciones y adaptaciones en el camino. Está arraigado a principios, a bases morales y valores. Vale la pena adicionar que las mismas experiencias que la vida te ha presentado van adaptando tu carácter. La percepción de definir si una persona tiene un buen o mal carácter, está básicamente originado desde cómo visualiza y percibe el mundo.

Ralph Waldo Emerson define que “el carácter es más alto que el intelecto”, y es por ello, muchas veces su desempeño habitual dependerá en gran parte de la forma cómo mejor decidas reaccionar ante los escenarios. Si analizas el perfil de una persona exitosa en los negocios, encontrarás que son definidos por una serie de características que han logrado dominar mediante la práctica del buen positivismo, inclusive del mismo fracaso y va también sumamente ligado a la inteligencia emocional, indistintamente de su capacidad intelectual.

Tal es el caso de los emprendedores que están programados para asumir riesgos y adversidades y que muchas veces presentan poca preparación académica. Han adoptado una filosofía de vida sana que los hacen receptores de todo tipo de circunstancias. Una persona de negocios, sabe que tener un carácter fuerte lo predispondrá a resultados favorecedores. Es decir, le permitirá estar más aperturado y dispuesto a pensar en alternativas, a tomar las decisiones más idóneas y si no certeras; al menos íntimamente ligadas a un buen resultado. Esto es, adoptando una inteligencia cognitiva que lo hace favorecedor y merecedor de recepciones externas  sumamente positivas. Y por ende; este mismo patrón de enfoque, le proporcionara una correcta forma de actuar siempre. Y siempre, le resultará muy fácil reconocer si comete errores y por ende; enmendarlos.

¿Qué acompaña el carácter? La honorabilidad, la disciplina, la integridad, la conducta, el desapego de paradigmas, etc.

¡Una persona de buen carácter, es congruente entre lo que dice y hace!

¡No hay duda!

portada.jpg
Resumen
¿Te has preguntado alguna vez si el “carácter” es importante? ¡Estoy segura vas a coincidir conmigo en la respuesta! ¡Por supuesto que sí; y no hay ni existirá jamás, duda alguna en cuanto este planteamiento! Si hay algo que va a ayuduarte a derribar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *