portadanavi

¿Por qué la navidad no debe ser sólo algo comercial?

Estamos a unos días de poder vivir nuevamente una celebración más de Navidad junto a nuestros familiares y amigos. La Navidad cuya raíz gramatical proviene del latín nativitas, que no significa otra cosa que nacimiento, es una de las festividades más importantes del cristianismo en el mundo entero, muchas personas también han optado por llamarle pascua, la navidad es una de las celebraciones más importantes dentro del calendario cristiano juntamente con la época de cuaresma, la celebración de navidad es aquella que conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén, se celebra el 25 de diciembre en la Iglesia católica, en la Iglesia anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la mayoría de las Iglesias ortodoxas, pero no todas las iglesias de esta congregación la celebran el mismo día; otras Iglesias ortodoxas como la Iglesia ortodoxa rusa o la Iglesia ortodoxa de Jerusalén, no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano para pasar al calendario conocido como gregoriano, nombre derivado de su reformador, el papa Gregorio XIII y fijaron el 7 de enero como día de la celebración de navidad, en fin la celebración es la misma, conmemorar el nacimiento de Jesús en Belén.

Guatemala no es ajena a esta celebración pragmática, es un común denominador que desde el mes de octubre los centros comerciales se vean atiborrados de mercadería de la época navideña, ofertas por todos lados inundan los medios de comunicación en estas fechas, desde una caja de galletas, hasta la casa de sus sueños para que estrene en estos días, son parte de las promociones que encienden las ventas de fin de año, largas horas de tráfico por la gran afluencia vehicular generada por las compras de último momento,  en fin la época de fin de año es fiel acompañante de los guatemaltecos desde hace muchos años.

El olor a manzanilla y a pinabete son un común denominador en las casas chapinas, pero no todo es color de rosa en Guatemala, para estas fechas hace tres años la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) revelaba que aproximadamente un 28% de la población regional se encontraba en situación de pobreza multidimensional y situaba las mayores incidencias  en Nicaragua (74,1%), Honduras (70,5%), Guatemala (70,3%) y el Estado Plurinacional de Bolivia (58%), y las incidencias más bajas se verificaban en Chile (6,8%), la Argentina (8,1%), el Uruguay (9%), el Brasil (14,5%) y Costa Rica (14,9%), lo que significa que en Guatemala no todas las personas tienen la dicha de poder gastar en regalos, cenas de navidad entre familiares y amigos y mucho menos en el famoso “estreno” de la época.

En nuestro país, tristemente, los niveles de pobreza siguen siendo muy altos, aun cuando el sector empresarial ha luchado en los últimos años por implementar proyectos y políticas económicas que sufraguen el impacto del decaimiento económico. La lucha no puede ser en solitario, hoy muchos guatemaltecos siguen viviendo bajo niveles de pobreza muy lamentables; estas fechas de fin de año son la época perfecta para poder analizar en dónde estamos, qué tenemos y qué lujos nos damos, seguramente al practicar este ejercicio tan común, pero importante, descubriremos que somos privilegiados por tener mucho más de lo que otros tienen, nos daremos cuenta de la importancia de ser generosos pero sobre todo le encontraremos el verdadero sentido a la época, no basta tener generosidad de palabra, nuestro país necesita generosidad de acción y eso es lo que todos podemos aportarle.

Debemos ser conscientes de nuestra posición y de la posición de millones de guatemaltecos, obviamente solos no podemos cambiar esta realidad, pero si podemos colaborar con cambiarle la navidad a uno, a dos o varios guatemaltecos, y no es casualidad que seamos buenos, incluso la Unesco nos considera uno de los países con mayor índice de personas agradables y solidarias en América Latina, si eso no es buen indicio para esta navidad, quizá el hecho de que el corazón de los guatemaltecos siempre sea solidario cuando un hermano necesita una mano si lo sea.

Esta época de fin de año está en ti, en mí y en todos compartir un poco de lo que tenemos con los que menos tienen,  esta época no necesitamos ser ni dejar de ser religiosos, necesitamos ser más humanos, necesitamos ser solidarios, debemos devolver un poco de lo que tenemos y sobre todo encontrarle el sentido a la palabra compartir; estas fechas no tienen sentido si no dejamos por un lado las carreras y la cotidianidad y damos lugar a la sensibilidad y hermandad, hoy el mundo nos necesita, nuestros vecinos, nuestros amigos, los compañeros de la oficina, nuestro alrededor demanda de nosotros un poco de servicio combinado con amor, de nada sirve una mesa llena de meriendas si en el corazón no sentimos la pasión por compartir y servir, de nada sirve tener y no compartir, insisto no necesitamos ampararnos bajo el escudo de una religión sea cual sea para servir y ayudar, más bien debemos ampararnos bajo el escudo de la solidaridad y el amor al prójimo.

Los héroes modernos no usan capa, los héroes modernos se levantan todos los días al trabajo, estudian, tienen problemas y los afrontan, los héroes de nuestros tiempos son como tú y como cualquier persona que habite este mundo, los héroes modernos tienen el súper poder de compartir y tener un corazón agradecido, los héroes de hoy son exactamente iguales a ti.

En esta época de fin de año debes enseñarle a tus hijos, a tus sobrinos o a cualquiera que esté en tu circulo inmediato sobre la importancia de dar, si creamos una sociedad en donde la solidaridad sea uno de los pilares fundamentales inculcados desde el hogar, tendremos generaciones más humanas, más apegadas a las necesidades sociales, construiremos verdaderos pilares de valores que serán de valiosa ayuda en la construcción de un mejor país.

En ti esta la misión de poder hacer que las cosas cambien, hoy tienes la misión de aportar con tu ejemplo un verdadero cambio, no dejes pasar más el tiempo, súmate y cambia también el mundo, comparte con el que necesite un abrazo, un plato de comida, una cobija, una mano, nada te dará mayor satisfacción en la vida que la sensación que te deja haber podido ayudar a alguien que lo necesite, recuerda que en Guatemala las condiciones sociales, económicas y culturales no son las mismas para todos, nuestro país es un país con mucha desigualdad social, pero en ti esta poder aportar en el camino del cambio y la unidad.

No dejemos que estas fechas sean solo mercantilistas o fechas para presumir las fotografías de nuestros viajes de fin de año, de nuestro árbol de navidad, de la cena o de los regalos, seamos agentes de cambio, presumamos de unidad, de amor al prójimo, presumamos ser un país en donde todos nos damos la mano cuando lo necesitamos, hoy tu país te necesita, hoy te toca seguir colaborando como lo has hecho otras veces, hoy nos toca seguir siendo un país de gente buena y solidaria, como decía San Juan Bosco “En donde reina la caridad, ahí está la felicidad”, hoy te toca demostrarle al mundo lo feliz que eres, compartamos todos la verdadera esencia de esta época, seamos agentes de cambio y personas solidarias, al final de eso se trata la navidad.

portadanavi.jpg
Resumen
El olor a manzanilla y a pinabete son un común denominador en las casas chapinas, pero no todo es color de rosa en Guatemala, para estas fechas hace tres años la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) revelaba que aproximadamente un 28% de la población regional se…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *