redes

LAS REDES SOCIALES NOS HAN HECHO PÚBLICOS.

Recuerdo con emoción mi infancia en el campo. Y con ella viene a mi mente recuerdos sobre la forma como fui educado. Caminaba a la escuela diez kilómetros diarios, use el teléfono por primera vez cuando tenía diez años; y me asusté cuando escuché la voz de mi madrina en el auricular; tuve acceso a internet hasta que llegué a segundo básico. Mi primer celular fue un raspa hielo, qué era como le llamaban al primer Nokia que se comercializó, a los catorce años. La tecnología en mis tiempos era de difícil acceso.

Hoy por el contrario la tecnología avanza tan rápido que temo un día ya no podamos alcanzarla. Según  los datos de las empresas telefónicas en Guatemala al 2013 hay un promedio de 21 millones de celulares, lo que nos hace pensar que hay más celulares que habitantes. Y es que muchos adquieren este aparato gracias a diferentes factores: lo económico, la facilidad de acceder a internet desde un móvil, entre otras.

Es impresionante darse cuenta como actualmente desde muy temprana edad se tiene el acceso al internet y la tecnología. Para muestra basta decir que en mi familia, la mayoría tiene un perfil de Facebook y una cuenta en twitter.

Las redes sociales son un arma de doble filo. Por un lado como se ha dicho muchas veces está el peligro que se corre, que por ese medio de estas los menores sean engañados, abusados e incluso llegar a la muerte, como ha ocurrido con algunos casos en nuestro país.

Se ha pedido que los padres de familia sean cuidadosos de lo que ven y hacen sus hijos;  y sobre con quienes se relacionan. Pero cómo puede ser esto posible, cuando los padres de familia, apenas si utilizan un teléfono móvil para contestar una llamada. O cuando los hijos están más avanzados que los padres y éstos ni siquiera se interesan por aprender a manejar un Smartphone.

Por el otro lado se evidencia el buen uso que puede hacerse de las redes sociales, y es acá donde se centra la atención de mi columna. Antes, sino era por apartado postal o dirección exacta, era difícil encontrar a una persona. Era común ir a los pueblos y preguntar por alguien en específico para dar con su paradero. Hoy en día estamos a la altura de una búsqueda rápida en internet y gracias a las redes sociales, ahora somos públicos, de fácil alcance. Lo digo porque no es por alardear pero hace un tiempo colocaba mi nombre en Google y en termino de segundos desplegó varios sitios donde aparece mi nombre y las cosas que he publicado en la web.

Gracias al internet ahora somos de fácil acceso.  Y eso es un arma que puede y debe ser usada a nuestro favor. Debemos aprovechar esa publicidad para nuestro beneficio. Hoy casi todo está a nuestro alcance. La internet nos ha hecho públicos pero también nos ha acercado a los que estaban lejos, aunque debe admitirse que a muchos les ha pasado que ha alejado a los que estaban cerca.

También hay que reconocer que ha ayudado mucho en la educación. Pasamos del famoso copy paste, a ser críticos, ahorrativos, al no comprar fotocopias o libros impresos y optar por los archivos en pdf.

Mi invitación no es a renunciar a usar la tecnología. Solo debemos ser educados para el fin. No podría hacer un buen uso de un automóvil, sino se me enseña a conducirlo. Podré aprender a manejarlo, pero sería de manera incorrecta y no después de un par de choques. En los colegios, las escuelas y los diversos centros de estudio se debe enseñar a usar la tecnología. Así los niños crecerán usando las herramientas a su favor y puede transformarse la sociedad. De lo contrario seguiremos teniendo autómatas, aislados, en detrimento de las relaciones sociales que tan importantes son para el desarrollo de la vida humana. Debemos ser cuidadosos con lo que publicamos y dónde publicamos. Ya muchos consejos se han dado en relación a la seguridad personal. Por mi cuenta insto a los padres de familia que se interesen por los avances tecnológicos, por la publicidad de sus hijos. Las redes sociales no se hicieron sólo y exclusivamente para los jóvenes, están al alcance de todos. Ni tampoco para hacer de dominio público nuestros estados de ánimo. Tenemos armas que pueden ayudarnos a nuestra superación personal, humana e intelectual.

Hoy tenemos literalmente el mundo en la palma de la mano, en nuestro Smartphone, Tablet  o computadora. ¿Qué esperas para conquistarlo?

redes.jpg
Resumen
Es impresionante darse cuenta como actualmente desde muy temprana edad se tiene el acceso al internet y la tecnología. Para muestra basta decir que en mi familia, la mayoría tiene un perfil de Facebook y una cuenta en twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *