005 (1)

La Semana Santa ¿un mundo comercial?

Guatemala es por excelencia un país lleno de colores, sabores y religiosidad, pero en Semana Santa, las calles de muchos lugares se engalanan con las alegorías procesionales y el rebote acústico de las marchas fúnebres tan tradicionales en esta época.

Filas inagotables de cucuruchos, personas que acuden a presenciar los innumerables cortejos procesionales movidos por la fe y turistas nacionales y extranjeros hacen que Guatemala sea un paraíso de fe, pero también de comercio.

Lugares tan emblemáticos en época de cuaresma y Semana Santa, como Antigua Guatemala, Quetzaltenango y la Capital se lucen en sus eventos de fe, haciendo que estos sean un imán para propios y extraños, para personas que viajan cientos o incluso miles de kilómetros para poder sentir el olor del tradicional incienso de procesión en primera persona, para escuchar a una banda de marchas fúnebres, con sus peculiares remates acústicos, para encomendarse a la imagen de su devoción o simplemente para contemplar la magia que la Semana Santa de Guatemala.

El comercio turístico, así como el comercio de servicios en general, aun cuando se trata de productos no tradicionales, ve un alza favorable en su producción, la ocupación hotelera en lugares como la Antigua Guatemala ocupa aproximadamente un 95% de su capacidad en época de cuaresma, y prácticamente se desborda en fechas como el quinto domingo de cuaresma y en Semana Santa. La ocupación hotelera además, es acaparada en su mayoría por turistas extranjeros que buscan llevarse de Guatemala un poco de sus tradiciones, olores y sabores.

Cabe mencionar que para un cucurucho de igual  forma resulta una inversión participar en el cortejo procesional de su elección, desde el transporte hacía el lugar indicado para tomar su turno, el parqueo si se conduce en automóvil y prefiere un lugar seguro para dejarlo, hasta el precio de su turno hacen que el devoto invierta en su país, en su fe y sobre todo en mantener vivas las costumbres de Guatemala.

Hoy en día hay turnos que oscilan entre los treinta hasta más de mil quetzales, dependiendo si es un turno ordinario, un extraordinario o una comisión la que se quiere. También es importante mencionar que hay cucuruchos que participan en varios cortejos al transcurrir los días de cuaresma, haciendo de esto una devoción ya que muchos cargan en Antigua Guatemala y en Guatemala el viernes Santo y viceversa.

Los productos tradicionales a la cuaresma son acompañantes de los cortejos procesionales en cualquier parte de Guatemala, el  Licenciado  Marco Antonio Valladares Farfán, Arqueólogo guatemalteco,  nos explica un poco sobre las ventas que acompañan a las procesiones: “Es un acompañamiento muy antiguo. En los años 50 se reportaban ventas pero eran, al parecer, estacionarias. Ya desde los inicios de los años 70 en las calles había un grupo de ventas que perseguían a los cortejos, siendo los productos más tradicionales: chupetes, corbatas, empanadas de leche, indumentaria de cucurucho y baratijas (cadenitas, escapularios, rosarios, estampas, etc.). Hoy en día es lo que yo llamo la “pre procesión”: entre 1 y 5 cuadras de ventas van antecediendo a la cruz alta, desde las ya mencionadas hasta las más inusitadas, como cucuruchos de duroport, juguetes inflables, el “caballito de palo”, pañuelos femeninos de colores, DVD de la cuaresma anterior; y todo lo que se le antoje de comida: pizza, granizadas, panitos, galguerías, gaseosas o agua embotellada, “chéveres”, tostadas, canillitas de leche, etc.”.

Muchas personas ven en el comercio informal de cuaresma y Semana Santa, una forma de poder generar ingresos a su economía, las ventas son el recurrente que antecede a  cada cortejo procesional sea cual sea el lugar en el que se desarrolle.

El comercio turístico y formal como ya se ha indicado anteriormente también se ve beneficiado de manera directa por las actividades relativas a la Semana Santa en Guatemala, además  de las ocupaciones turísticas y hoteleras en diversos puntos del país, lugares como restaurantes, parques de diversiones y bares también reportan ganancias en esta época.

Para Valladares, el hecho de ser un país con una gama de oferta turística alta y para todos los gustos hace que los ingresos comerciales fluyan en estas fechas. “En los últimos años, 2012 a 2014, las cifras oficiales indican que ingresan al país entre 650-690 millones de dólares en el rubro de turismo, de enero a junio. Los principales focos de distribución son Tikal y la esfera prehispánica, pero sobre todo Ciudad de Guatemala y Antigua Guatemala debido a las actividades de Cuaresma y Semana Santa.”

Guatemala como oferente para ser un destino vacacional en época de cuaresma y Semana Santa, con un mejor marketing en el extranjero y ofreciendo condiciones de seguridad para los visitantes del istmo y lugares más alejados, puede posicionarse en los siguientes veinte años, como el destino predilecto en América para poder disfrutar de un conjunto de tradiciones único en el mundo. Esto permitiría mejores oportunidades para los comerciantes en el sector formal, principalmente en la Ciudad Capital y en la Ciudad Colonial de Antigua Guatemala.

005 (1).jpg
Resumen
Guatemala es por excelencia un país lleno de colores, sabores y religiosidad, pero en Semana Santa, las calles de muchos lugares se engalanan con las alegorías procesionales…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *