347

IGUALDAD Y EQUIDAD: UNA ESTRATEGIA EMPRESARIAL DE ÉXITO

En el mundo en el que vivimos vemos constantemente que hay una cierta lucha de género que a pesar de los años y de los avances que las mujeres hemos tenido en materia de igualdad y equidad, en sí hay quienes toman en sus manos un disfraz imaginario de súper heroína y defienden a toda costa e incluso a veces pasando sobre la equidad misma al género femenino.

Yo no soy una de ellas, creo en una utopía donde tanto hombres como mujeres aceptamos que hay situaciones para las que fuimos hechos y otras para las que no y que construyamos a partir de allí una sociedad donde todos podamos vivir en armonía. ¿Acaso es imposible? ¿Y qué tanto beneficio podría traer esta práctica a una institución del sector público-privado? ¿no sería genial?

En el mundo empresarial la lucha se hace visible, hay prejuicios, envidia e incluso falta de profesionalismo, muchas veces de personas del mismo género. En la universidad diariamente se ven grupos de trabajo, unos solo compuestos de mujeres, otros solo compuestos por hombres y otros compuestos de hombres y mujeres, todos con resultados diferentes en cuanto al éxito de sus proyectos.

Las primeras con resultados razonables pero con un ambiente un tanto errático, algunas teniendo que incluso gritar para ser escuchadas. En los segundos por lo menos dos machos alfa peleando por llevar la batuta, resultados razonables también pero que a veces se destrozan. Y por último los que tienen una mezcla, mismos que por alguna razón obtienen también buenos resultados pero basados en mayor entendimiento, trabajo en equipo  y poca competencia interna, enfocados en hacer que el grupo mismo, todos juntos tengan la misma cantidad de éxito.

En alguna ocasión en el campo laboral tuve que trabajar solamente con personas de mí mismo género y me di cuenta que, aunque es maravilloso compartir con muchas mujeres inteligentes que tienen el mismo objetivo, es muy difícil obtener más éxito, la envidia emerge, habladurías, competencia desleal  e incluso alguna compañera dominada por el sentimiento, en cuanto a los hombres pude ver grupos de trabajo formado solo por hombres que tampoco tenía el éxito deseado, los resultados no eran malos pero tampoco eran lo máximo.

Entonces llegó el día, hace dos años empecé a trabajar en un proyecto donde tenía a mi cargo a un grupo con igual cantidad de hombres y de mujeres y por la naturaleza de mi posición pude observar cómo se desarrollaba y los resultados que se obtenían. El trabajo era de investigación, me desarrolló en el campo de la seguridad, así que las mujeres tenían que pasar primero el prejuicio de los caballeros, de hecho si, el trabajo era un tanto peligroso para las mujeres pero también tenemos nuestras habilidades, así que al principio mis superiores tenían  sus dudas pero con el tiempo estas se fueron evaporando, los hombres también fueron aceptando incluso que una mujer los capacitara para desempeñar la labor.

Al cabo de un año el proyecto empezó a dar resultados formidables, nuestro cliente estaba satisfecho, había profesionalismo, respeto, apoyo, los informes se entregaban en tiempo y de la mejor forma, el profit que generaba el mismo estaba en su máximo nivel. Alcanzamos un tipo de excelencia y control bastante envidiable, el éxito llegaba y estábamos felices y preparados para recibirlo.

A mi mente llegó una conclusión, el trabajo de un grupo donde hombres y mujeres colaboran teniendo las mismas oportunidades, responsabilidades e incentivos genera los mejores resultados.

Entonces recordé, en mi último año del técnico universitario tuve un grupo de trabajo que tenía igual elementos femeninos como masculinos, los resultados  fueron increíbles, el año fue grandioso, hicimos mucho y dimos lo mejor de sí. Que ambos resultados fueran similares no eran coincidencia.

Busqué más información y encontré que en los 90´s P&G empezó  a utilizar los beneficios de los grupos de trabajo de género mixto. Actualmente, según Adam, activista y emprendedor ambiental estadounidense Co-fundador de Yerdle, Procter & Gamble es la primer compañía de productos de consumo a nivel mundial debido a que entendieron no solo la implementación de la innovación sustentable en sus productos sino la aplicación de modelos de administración de grupos de trabajo de género mixto, obteniendo resultados favorables en la productividad y con ello mayores ganancias.

Ahora que lo sabemos debemos destacarlo, aprovechar las aptitudes de todos y trabajar en equipo para lograr la excelencia. Si una gran empresa lo aplica, por qué no habremos de hacerlo nosotros como emprendedores jóvenes, o en áreas académicas para obtener lo mejor de todos. El beneficio será mutuo y generaremos un ambiente de civilización y competencia sana que hará crecer a la empresa.

No olviden cada uno fue hecho con un propósito, sin importar si se es hombre o mujer, solo debemos luchar por cumplirlo y dejar huella.

347.jpg
Resumen
En el mundo en el que vivimos vemos constantemente que hay una cierta lucha de género que a pesar de los años y de los avances que las mujeres hemos tenido en materia de igualdad y equidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *