brillantina

Ideas de negocio impensables: ¿Enviar brillantina a tus enemigos?

Por. Irina Ruano

Estamos en la época en la que la palabra “emprendimiento” suena por todos lados. “Emprende tu propio negocio, eres un emprendedor…” etc., etc. Y realmente nos lo creemos, hasta sentimos un aire especial que pega en nuestro rostro y nuestro pelo cuando nos preguntan “y tú ¿a qué te dedicas? “. Y luego respondes  “soy un emprendedor”.

En el mundo hay muchas cosas que debemos solucionar. Ya sea tecnológicamente, vialmente y una infinidad de áreas en las que alguien, con una buena idea, le resuelva una necesidad o un problema a los usuarios.

¿Quieres estimular tu memoria? Luis Von Ahn acaba de lanzar una aplicación llamada “Tinycards”, en la que a través de un juego estimula tu capacidad de memorización. ¿Quieres encontrar vuelos baratos?  Hopper te centraliza todos los vuelos al destino de tu preferencia con los mejores precios. ¿Quieres enviar brillantina a tus enemigos? … Bueno, aunque no lo creas, esto también lo puedes hacer.

En el 2015 Mathew Carpenter, un joven australiano de 22 años, a modo de broma, montó una página en la que puedes enviar brillantina a alguien que no te cae muy bien. “Ellos hacen ese trabajo odioso por ti”, explica en su ingenioso sitio web. Se volvió tan viral que en tan solo cuatro días de tener montada la plataforma, recibió miles de órdenes alcanzando los USD$20,000. Luego de dos semanas, decidió vender el sitio, ya que nunca imaginó el alcance que su idea pudo haber tenido. Un comprador anónimo adquirió el sitio por USD$85,000.

Nadie hubiera pensado que el hecho de enviar brillantina a tus enemigos ganara tanto dinero y recibiera tanta cobertura inmediata de importantes medios de comunicación alrededor del mundo como The guardian, The Washington Post, Business Insider y otros más. Esta idea se supo vender muy bien a través de las descripciones de su sitio, su propósito y su razón de ser.

El hecho que el término emprendimiento esté de moda, o que escuchemos día a día cuán importante es emprender, no quiere decir que forzosamente tenemos que tener una muy buena idea para que sea exitosa. A veces, el resolver un problema está frente a nosotros, pero como es algo tan cotidiano, no nos damos cuenta. Si realmente tenemos ese espíritu emprendedor, tendremos esa capacidad de transformar algo tan simple en una excelente idea.

Algo que debemos tener muy claro es que, sólo una idea no será exitosa por sí misma. Debemos pensar en el acompañamiento que debe tener para que pueda trabajarse y transformarse. Un plan concreto y un plan de comunicación atractivo te pueden ayudar bastante. Pero sobre todo, el hecho de apropiarte y empoderarte de esa idea que tuviste. Si fue algo forzado, el trabajo es doble. Porque no sólo tendrás que convencer a tu público. Tendrás que convencerte a ti también. 

brillantina.jpg
Resumen
Estamos en la época en la que la palabra “emprendimiento” suena por todos lados. “Emprende tu propio negocio, eres un emprendedor…” etc., etc. Y realmente nos lo creemos, hasta sentimos un aire especial que pega en nuestro rostro y nuestro pelo cuando nos preguntan “y tú ¿a qué te dedicas? “. Y luego respondes “soy un emprendedor”…
Fotografía por
www.independent.co.uk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *