portadayourself

¿Cómo forzarte a ti mismo a tener éxito?

Mucha gente ve a los grandes nombres de la industria como si ellos tuvieran algo invencible, una especie de foco misterioso y hábitos clave del éxito que el resto de nosotros simplemente pareciéramos no comprender.

He trabajado con algunos de los más grandes y mejores, y puedo decir que esto por lo general no es así. Lo que ellos han aprendido es cómo hacer para modificar su propio sistema para forzarse a sí mismos a tener éxito. Y la buena noticia es que tú también puedes aprenderlo fácilmente.

Déjame explicarte un concepto simple que deberás poner en práctica inmediatamente si quieres empezar a obtener todas las cosas que deseas para el 2016 y mucho más.

En primer lugar, vamos a considerar el problema que todos enfrentamos. La mayoría de nosotros sabemos exactamente lo que deberíamos estar haciendo. Pero es en la parte de la ejecución donde generalmente fallamos. Todos sabemos lo que tenemos que hacer, el problema realmente es ¡lograr hacerlo! Los gurús, esa gente que gana mucho dinero también enfrentan el mismo desafío. Y aquí está, cómo logran superarlo.

Ellos se permiten a sí mismos presiones externas con el fin de asegurar que harán lo que saben que tienen que hacer. Sin embargo, la mayoría de las personas que fallan tratan de ejercer sobre sí mismos solamente presión interna, lo que rara vez funciona. Entonces, ¿cómo lo hacen, y cómo puedes tú también hacer exactamente lo mismo?

Bueno, la idea principal aquí es que tienes que tener verdadera presión externa para conseguir hacer lo que necesitas hacer. Por ejemplo:

Hace unas semanas, he acordado impartir un Webinar con el CEO de LeadPages, Clay Collins. Este fue un seminario web en vivo con una fecha y hora programadas. Esa es la presión externa. Forcé una fecha límite para mí mismo. Tenía que asegurar que todo estuviera listo para el webinar o de lo contrario las 600 personas registradas hubieran encontrado una pantalla en blanco, me hubiera visto como un idiota, y probablemente Clay nunca me hablaría de nuevo.

La mayoría del tiempo, suelo colocar la página de registro para un seminario, aun cuando no tengo nada preparado. El punto es que, colocar la página anunciándolo me obliga a hacer que las cosas sucedan. De lo contrario, nunca lograría hacerlo. Soy como la mayoría de la gente. No suelo ser una persona muy disciplinada. Sin la presión externa, ¡difícilmente lograría mis objetivos!

Sé de algunos que, de igual forma, organizan eventos en vivo. La gente empieza a comprar las entradas, incluso compran boletos de avión, y luego tienen que lograr que se haga o arruinarían por completo su reputación.

Sé de grandes creadores de productos (probablemente has oído hablar de algunos de ellos) que hacen importantes alianzas de negocios mucho antes incluso de haber creado el producto. Luego van y notifican a toda su lista sobre el lanzamiento para una fecha determinada.

¿Por qué?

Porque sus socios afiliados y su lista, saben que van a tener el producto. Comienzan a organizar su agenda para promoverlo. Sus listas crecen para comprobar que funciona. Esto los pone bajo una tremenda presión para lograr que se haga. Si ellos no crearan esta presión externa, ese producto probablemente nunca vería la luz del día.

Así que probablemente estés diciendo ‘aja!”.

Y la próxima vez que pienses que alguien es mejor que tú, o que es una especie de máquina, debes saber que seguramente son personas similares a ti para hacer las cosas. La única diferencia es que se ponen a sí mismos bajo presión externa para forzar que las cosas se hagan.

Así que, lo que sea que estés trabajando en este momento, comienza a ponerte fechas límite, y encuentra una forma como la descrita para que puedas externamente lograr la presión que te obligue a lograr que se haga. La implementación de este hábito puede significar la diferencia entre hacer nada este año o ganar muy buen dinero.

– John Chow

Artículo Original Blog de John Chow [en inglés]:

Traducido por: Edwin Amaya de www.1000ideasdenegocios.com

portadayourself.jpg
Resumen
Mucha gente ve a los grandes nombres de la industria como si ellos tuvieran algo invencible, una especie de foco misterioso y hábitos clave del éxito que el resto de nosotros simplemente pareciéramos no comprender. He trabajado con algunos de los más grandes y mejores, y puedo decir que esto por lo general no es así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *