The Startup Series: ¿Cómo funcionan los fondos de Inversión?

Venture capital is about capturing the value between the startup phase and the public company phase…”

– Fred Wilson –

Los fondos de inversión no son nada nuevo en la historia del mundo. Han sido jugadores clave en el proceso de crear riqueza financiando invenciones e innovación. Sin embargo el financiamiento, no siendo nada nuevo, ha sido nuevo en cuanto a la inversión en startups. Por poner un ejemplo. En 1997 solo en Estados Unidos los fondos de inversión realizaron inversiones que en su total sumaban los 10 mil millones de dólares de los cuales el 6% – 600 millones de dólares – estaba destinado a Startups.

Si bien los fondos de inversión no eran nada nuevo, estaban hambrientos de explorar nuevas formas de capturar valor en el proceso de financiar innovación y fue allí cuando pusieron los ojos en el ecosistema de emprendimiento. Por poner otro ejemplo en contraste. En 2014 solo en Estados Unidos los fondos de inversión realizaron inversiones que sumaban los 54 mil millones de dólares en Startups solamente.

A pesar de la antigüedad que puedan tener los fondos de inversión en el ecosistema emprendedor y del enorme crecimiento en el número de firmas de inversión, todavía parece no conocerse  del todo bien cómo hacen lo que hacen y menos, por qué lo hacen. En nuestro ecosistema nacional empiezan a darse los primeros indicios de una formalización por parte de los fondos de inversión.

Es importante reconocer el papel que juegan los fondos de inversión. En el ecosistema de emprendimiento la figura del inversionista es clave. Cuando un emprendimiento cuenta con las cualidades de ser un startup, es decir la replicabilidad y la escalabilidad de su modelo de negocio, necesita ser impulsado por grandes cantidades de dinero para comercializar su innovación. Un estimado del 80% del dinero invertido por los fondos de inversión están destinados a crear la infraestructura para hacer crecer el negocio – procesos de producción, tecnología, marketing y ventas, entre otros – proveyendo activos fijos y capital de trabajo como parte de esa infraestructura.

Es muy importante el párrafo anterior porque implícitamente nos dice cuál es el primer atractivo que busca un fondo de inversión. Si bien ese será un tema en futuras notas, aprovecho para aclarar que no cualquier emprendimiento tiene las condiciones en su modelo de negocio ni tampoco los avances en la validación de dicho modelo de negocios para tocar la puerta de un fondo de inversión. Un fondo de inversión tiene la vista puesta en industrias con altos indicadores de crecimiento de la que se puede captar mucho valor en poco tiempo. Y un emprendedor con una “idea” de cómo hacerlo es atractivo si y solo si su modelo de negocio está validado, probado y operacional. De lo contrario no todo startup es candidato a ser financiado por un fondo de inversión. De la misma manera los fondos se especializan en industrias y en tipos de startups para esa industria. Como mencioné, serán temas para más adelante.

El dinero que será invertido en la infraestructura de un startup no es dinero de largo plazo. Es dinero que tiene que ser recuperado rápidamente y con creces. En esencia un fondo de inversión busca invertir en los inicios de un modelo de negocio de un emprendedor, lo nutre por un corto periodo de tiempo y luego busca abrirlo al mercado con la ayuda de un banco de inversión para recuperar su dinero y sus creces.

En este punto es importante diferenciar un “venture capital” de un “angel investor”. Un “angel investor” es alguien que con su propio dinero está dispuesto a invertir en las etapas iniciales de un emprendimiento o startup a cambio de un porcentaje de acciones de ese emprendimiento o startup. Mientras que un “venture capital” o fondo de inversión, utiliza el dinero de muchas personas, que esperan rendimientos diferentes, para invertir en emprendimientos o startups también a cambio de acciones. La principal diferencia, de quién es dinero que se utiliza para invertir; es justamente lo que otorga las diferentes cualidades y presiones que tienen los fondos de inversión y los “angel investors”.

La regla general de un fondo de inversión es invertir en buenas industrias con una relación riesgo/ganancia atractiva. Uno de los mitos más grandes es que los fondos de inversión buscan buenas personas y buenas ideas para invertir. Buscan una combinación entre emprendedores con capacidades de management, modelos de negocios replicables y escalables, en industrias que tengan suficiente atractivo de crecimiento. Son jugadores necesarios en el ajedrez del emprendimiento pero no son del todo míticas criaturas que desbordan benevolencia.

Para propósitos de esta nota, me enfocaré en solamente explicar cómo funciona un fondo de inversión. Dejaré de lado, para futuras notas, la lógica detrás de las inversiones, la relación dinero/riesgo/acciones que se dan en una inversión y muchas otras cosas. Un fondo de inversión tiene más o menos esta estructura. Ganancias por desempeño. Y en el lenguaje del emprendimiento “desempeño” es crecimiento.

Pensemos en un fondo de inversión en términos de las ganancias que busca obtener con un startup y por qué un emprendedor debe pensar dos veces lo buscar financiamiento y no tomar esa crucial decisión a la ligera. En general un fondo puede manejar inversiones “malas”, “vivas”, “permisibles”, “buenas” y “unicornios”. En la tabla siguiente podremos evidenciar a lo que se refieren. 

 

Malas

Vivas

Permisibles

Buenas

Unicornios

Inversión

$1000

$‎          1,000

$‎          1,000

$‎          1,000

$‎          1,000

Compensación a 5 años.

1X

5X

10X

20X

Retorno

$‎          0.00

$‎          1,000.00

$‎          5,000.00

$‎          10,000.00

$‎          200,000.00

Retorno Neto

$‎          (1,000.00)

$‎          0.00

$‎          4,000.00

$‎          9,000.00

$‎          199,000.00

Si leemos cuidadosamente la tabla, un fondo de inversión, si bien va a manejar los cinco tipos de inversiones en un portafolio, va a utilizar todos los indicadores y criterios disponibles para mantener su promedio de inversiones entre “permisibles” y “buenas” e idealmente apuntar a financiar cualquier proyecto que pueda darles hasta 20 veces lo invertido en un plazo de cinco años.

La lógica, en esencia, de un fondo de inversión es adueñarse de la mayor cantidad de acciones por la menor cantidad de inversión para recuperar, en promedio, 7 veces lo invertido en un plazo, promedio, de 3 a 5 años.

fondos.jpg
Resumen
Los fondos de inversión no son nada nuevo en la historia del mundo. Han sido jugadores clave en el proceso de crear riqueza financiando invenciones e innovación…
Fotografía por
www.bmv.com.mx

The Startup Series; ¿Qué es un Startup?

A startup is a company working to solve a problem where the solution is not obvious and success is not guaranteed

Neil Blumentha

El concepto “startup” ha sido el tópico de moda en la última década y todavía no pareciera estar claro a qué exactamente se refiere. Ha servido para denominar desde los emprendimientos más absurdos, pasando por apps de moda y terminando por denominar monstruosas empresas de tecnología.

En el ecosistema nacional, un startup está más asociado a la idea, que al modelo de negocio. Como consultor de empresas y de startups, es muy común toparse con emprendedores que dicen “tengo un startup”; en otras palabras, que tienen una idea de la idea, una idea del mercado y una idea del proceso para llevar esa idea al mercado. Eso no es un startup. Si bien todo startup empezó siendo una idea, ninguna idea por sí misma es un startup.

Por el otro lado. También es común escuchar a emprendedores que dicen “tengo un startup”; en otras palabras que tienen un producto/servicio que satisface a un grupo limitado de personas. Eso tampoco es un startup. Si bien todo startup empezó siendo un emprendimiento, no todo emprendimiento tiene las cualidades para coronarse como un startup.

¿Qué es entonces, un startup? Como definimos, muy brevemente, en nuestra nota anterior; un startup es “una organización formada para buscar la replicabilidad y escalabilidad de su modelo de negocio. Sin embargo, dada la ambigüedad que puede generarse detrás de conceptos como “replicabilidad” o “escalabilidad” empezaremos por dichos conceptos. La replicabilidad hace referencia a la capacidad de tomar elementos característicos de algo y repetirlos independientemente del contexto. La escalabilidad hace referencia a la velocidad con la que esta replicabilidad puede extenderse en diferentes contextos. Un startup, por fuerza y definición, tiene que poseer ambas características.

Estamos en un momento en la historia en el que, como mencioné en la nota anterior, vemos startups floreciendo en varios países como Argentina, Brasil o Chile y en nuestro ecosistema se están empezando a alinear los elementos más importantes para equipararnos con dichas potencias emprendedoras. Por esta razón, más que por cualquier otra, es necesario aclarar lo que no es un startup.

Ser un startup no es solo:

Ser una empresa grande. Muchos fundadores saben, que los startups suelen empezar en cafés o en salas familiares con un número de personas no mayores a las que se pueden alimentar con una pizza. Apple en sus inicios, con la Apple II, no llegaban a más de siete personas.

Ser empresas jóvenes o pequeñas. No todas los emprendimientos, por nuevos o pequeños que sean, son un startup. Existen startups maduros y grandes; Twitter es el ejemplo. Tampoco quiere decir que todas las ideas que se gestionan y se ejecutan desde un garage con cinco personas son un startup.

Tener dinero para crecer. Sin un modelo de negocio claro – replicable y escalable – y que permita generar valor a todas las partes involucradas, podemos inyectar dinero para crecer sin éxito alguno. Es el modelo de negocio lo que indicará la necesidad de fondos para crecer. Y no los fondos disponibles los que construirán un modelo de negocio.

Ser innovadores. Es común confundir startups con innovación. Si bien la innovación es lo que ha permitido a muchos emprendedores desarrollar un startup, la innovación no es el objetivo del startup. El objetivo de un startup es llegar a tantos clientes como los recursos permitan sin perder la calidad y sin bajar la velocidad del crecimiento. Si bien la innovación facilita la adopción de nuevos productos/servicios la velocidad de adquisición y la velocidad de expansión es crucial.

Tecnología. Si bien la tecnología ha sido el catalizador por el cuál muchos emprendedores en las últimas décadas han construido sus startups. No todo startup está amarrado a tener que ser tecnología. Un startup no es un app; es cómo ese app es utilizado por los clientes/usuarios, replicado y escalado por esa utilidad. Ya ahora es casi imposible tener cualquier cosa exenta del uso de la tecnología. Por ello no es la tecnología el factor determinante de un startup, es el cómo se utiliza esa tecnología.

Entonces, cualquier emprendimiento que tenga las cualidades para crecer rápidamente por tener un modelo de negocio replicable y escalable puede ser coronado con el aclamado título de “startup”.

Esto quiere decir que un startup, es todo sobre crecimiento. Muchas veces ese crecimiento va a depender del acceso a financiamiento. De otro manera el emprendedor no tiene los recursos para buscar la replicabilidad y la escalabilidad. Por ello en la siguiente nota hablaremos de qué es un fondo de inversión y cómo funciona.

startup.jpg
Resumen
El concepto “startup” ha sido el tópico de moda en la última década y todavía no pareciera estar claro a qué exactamente se refiere…
Fotografía por
www.fastcompany.com

“The world is run by those who show up…not those who wait to be asked.”

Desde hace algunos años, países Latinoamericanos han sido azotados por una oleada de emprendimiento y, Guatemala no es la excepción. Chile, Brasil y Argentina, se encuentran entre los países más destacados. La juventud Latinoamericana, a diferencia de anteriores generaciones, tienen una inclinación casi natural a la creación de nuevos negocios que supera los esfuerzos de sus antecesores.

Según el Global Entrepreneurship Monitor (GEM), cuatro de cada diez jóvenes latinos tienen el interés de crear una empresa. Es importante resaltar que la juventud latinoamericana no está emprendiendo por necesidad. De acuerdo, también, a las estadísticas del GEM dos de cada tres emprendedores está movido por la oportunidad de crear un negocio y no por la necesidad.

En América latina empezamos a escuchar de empresas como MercadoLibre (Argentina), B2W (Brasil), TOTVS (Brasil) y Despegar (Argentina), que ya están acariciando el preciado galardón del “Unicornio” (valuaciones que superan los mil millones de dólares).

El todavía inmaduro ecosistema guatemalteco de emprendimiento, está empezando a dar sus primeros pasos para formalizar y, sobre todo, profesionalizar la función empresarial y establecer los primeros fondos de inversión. Este proceso, como cualquier otro proceso de la misma naturaleza, puede ser acelerado por conocimientos que permitan recortar las curvas de aprendizaje.

Para acelerar dicho proceso, es imprescindible que, tanto emprendedores como futuros inversionistas, empiecen a familiarizarse con la intrincada arquitectura de conceptos y principios que caracterizan el emprendimiento como tal y facilitan diferenciarlo del emprendimiento light o pop”.

En Guatemala se empiezan a ver los primeros pasos de un ecosistema que está empezando a formalizar y a profesionalizar el emprendimiento. Tenemos fondos de inversión que están en el proceso de “educar” a sus inversionistas y realizar las primeras inversiones en Startups. Por el otro lado, tenemos iniciativas como el Startup Club impuslado por el Kirzner Entrepreneurship Center (KEC) de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Francisco Marroquín como una plataforma de formación y networking para emprendedores de alto impacto.

Para contribuir a las existentes iniciativas y acelerar el proceso de formalizar y profesionalizar el gremio, se ha creado la columna “Startup Series” en la que los lectores se verán expuestos a las diferentes aristas del emprendimiento y la inversión. Lanzamiento de nuevas empresas, conformación del “founding team”, financiamiento y gestión de empresas globales y de rápido crecimiento serán algunos de los muchos tópicos que serán discutidos en esta serie.

No quiero dejar pasar la oportunidad para hacer un primer set de aclaraciones conceptuales que permitan esclarecer qué es el emprendimiento, qué tipos de emprendimiento existen y qué es un startup. De esta forma damos inicio a la primera, de muchas columnas del Startup Series.

Si bien el ecosistema de emprendimiento está dando sus primeros pasos para madurar, todavía quedan ciertas dudas sobre qué es realmente emprendimiento. Esta es una de las tantas palabras en el lenguaje de los negocios que carga con el peso de la ambigüedad; como es estrategia, innovación o, inclusive, creatividad. Son conceptos que se usan cotidianamente y sobre los cuales existe poco consenso de su significado.

El profesor Howard Stevenson, padrino de los estudios de emprendimiento en Harvard Business School (HBS), ha definido el emprendimiento como la persecución de una oportunidad, más allá de los recursos que se pueden controlar”.

Analicemos dicha definición, parte por parte.

La persecución”; implica necesariamente un incesante seguimiento para diseñar y construir lo necesario para aprovechar una ventana de oportunidad y para la que se cuenta con un enorme sentido de urgencia y una limitada disponibilidad de recursos financieros.

Oportunidad; implica el ofrecimiento de un servicio/producto a un mercado que necesita dicho ofrecimiento y que está dispuesto a pagar por ello. Este ofrecimiento se caracteriza por una o varias de las siguientes cuatro formas. 1) desarrollar un producto realmente innovador; 2) construir un nuevo modelo de negocio; 3) crear una mejor versión, o más barata, de algún servicio o producto existente y 4) apuntar un producto existente a un nuevo segmento del mercado.

s allá de los recursos que se pueden controlar”; implica, necesariamente, recursos escasos y limitados. Tiempo, dinero, conocimiento y contactos son los recursos más sobresalientes de la lista. Es debido a que los emprendedores persiguen una oportunidad con relativa escasez de recursos, lo que naturalmente tiñe el acto de emprender con tantos riesgos que, por supuesto, pueden ser mitigados con una estratégica asignación y/o recolección de esos mismos recursos.

Es importante, subrayar la existencia de dos tipos de emprendimiento. Es decir, dos formas diferentes de perseguir oportunidades más allá de los recursos que se pueden controlar. El emprendimiento, per sé – descrito anteriormente – y el emprendimiento corporativo. El emprendimiento corporativo se caracteriza por la innovación disruptiva del modelo de negocio, previamente establecido por la empresa, y que ha demostrado ser rentable.

Un acto de emprendimiento corporativo puede acarrear una modificación en el modelo de negocio actual o la construcción de un modelo de negocio completamente nuevo que se desprende del modelo de negocio de la empresa pero que a su vez se mantiene emparentado bajo el techo de la misma empresa. El ejemplo más claro de esto, es Apple. Apple empezó siendo una empresa de computadoras y que, gracias al liderazgo emprendedor de Steve Jobs, luego produjo reproductores mp3, celulares, tablets, plataformas de aplicaciones, música y películas.

Para concluir esta primera nota del Startup Series, definiremos, brevemente, un startup. Steve Blank, de una forma muy precisa define un startup como una organización formada para buscar la replicabilidad y escalabilidad de su modelo de negocio”.

Un startup no es necesariamente es una empresa; tampoco se trata de ser los pequeños o los nuevos. Mucho menos se trata de quemar efectivo. Tampoco se trata solo de innovación y tampoco se trata solo de tecnología. Sin embargo un startup está totalmente basado en la construcción de un modelo de negocios rentable, replicable y escalable. Quizás la forma más fácil de ejemplificar un startup, es un modelo de negocio que genera tanto valor a su alrededor y que una necesidad, casi insaciable, de crecimiento para sobrevivir. Es casi como navegar un rápido a 60kms/h tratando de generar todo el valor posible, para todas las personas posibles y maximizando la escasez de recursos en cada movimiento, mientras nos acercamos a una catarata.

En la columna siguiente, analizaremos la definición de startup con más profundidad.

portada.jpg
Resumen
Desde hace algunos años, países Latinoamericanos han sido azotados por una oleada de emprendimiento y, Guatemala no es la excepción. Chile, Brasil y Argentina, se encuentran entre los países más destacados…
Fotografía por
www.instartupland.com