Si no eres naranja y CO no estás en nada

Por. Ignacio Laclériga

Basar nuestras destrezas económicas en la capacidad de montar empresas de mano de obra barata, solo puede suponer relegarnos a la más baja estructura de la pirámide productiva. A mediano plazo, un suicidio de futuro.

Medellín (Colombia) siempre fue una ciudad próspera. Otrora tocada por la riqueza furtiva de los cárteles que creaban fortunas pasajeras, especulación inmobiliaria y fuertes desequilibrios económicos, en un clima marcado por la inseguridad descontrolada y el discurso omnipresente del poder del dinero. Es decir, muy, muy similar a la Guatemala de nuestros días. Hoy Medellín se ha convertido en un ejemplo global de lo que representa invertir en el nuevo paradigma de la co-innovación y la cultura naranja.

El mito de creativo, como de alguien un poco demente, encerrado entre cuatro paredes, esperando que le brote una idea brillante que cambie al mundo, está muy lejos de la realidad. Desde Edison a Jobs, pasando por el matrimonio Curie, casi todos los grandes descubrimientos han sido fruto de la colaboración y no de una única mente creativa. Thomas Edison, más allá de ser un gran inventor, fue un gran generador de patentes, lo que también tiene su mérito, al saber hacer del trabajo de otros, obra de fruto propio (link).

Algo así pasaba con el genio de Steve Jobs que sabía sacar de sus colaboradores la mayor capacidad creativa a la hora de inventar aparatos increibles. No en vano hizo suya la frase de Picasso que decía: Los buenos artistas copian las ideas, los geniales se las roban.  Por eso me gusta el matrimonio Curie (biografía), esa idea de trabajar en equipo hasta encontrar ese eslabón que nos lleva al nacimiento de una nueva realidad es tan bello como real. Hacer meritorio de un solo individuo, trabajos que de por sí se dan como fruto de una gran colaboración, es un cliché que está a punto de derrumbarse por completo en lo que ha venido a llamarse la Cultura Co.

Carmen Bustos es una de las socias fundadoras de Solusight, una organización radicada en España que se dedica al diseño estratégico de empresas como BBVA, Ikea o Moviestar. Ella es clara: “La cultura Co es pasar del concepto de “Mi idea” al de “Nuestra idea”, es poner las capacidades de todos para resolver un reto”. Todo empezó con el modelo co-working, en donde un grupo de gente se reunía para trabajar en un mismo espacio físico. Así, al mismo tiempo que se ahorraban algo de dinero de alquiler, compartían ideas, esfuerzos y, por qué no, contactos.

Las palabras cocrear, colaborar o compartir empezaron a ser cada día más empleadas en el mundo corporativo. El concepto del diseñador empresarial como generador de prototipos que aporten valor a lo organización tomaba un papel fundamental en el nuevo rol innovador del mercado, pero siempre con la necesidad de intercambio para acelerar los procesos productivos. Y es con ese espíritu con el que nace el proyecto Ruta N en Medellín. Con N de Naranja, que es el color con que se ha venido a designar toda esta tendencia económica que aúna la sociedad de conocimiento, como paradigma de la nueva revolución industrial; con el emprendimiento local, como único modo de competir con la globalización formato Atlántico norte; y la cultura colaborativa. Se trataba de apostar por la creatividad, pero no de una forma aislada, premiando a los esfuerzos individuales en materia de innovación, sino de forma conjunta, aunando los esfuerzos en la creación de algo más grande.

Lo que ha venido a llamarse el distrito de innovación en Medellín es algo espectacular y va mucho más allá de lo que alguien pueda imaginar de un mero concepto co-working. Se trata de una colaboración entre las autoridades locales con las principales empresas de telecomunicaciones para dar vida a un complejo entramado de áreas urbanas e imponentes infraestructuras ubicadas por toda la ciudad.  Conocer el complejo urbanístico alrededor del edificio central de la Ruta N es como descubrir el futuro posible hoy en día, y no en Nueva York, sino en Colombia.

El edificio de Medellín lleva operando algo más de dos años. Estratégicamente ubicado en un área muy bien comunicada con el resto de la ciudad, cuenta con un sistema propio de bici-rutas para los que se transportan en este medio. Es amigable con el medio ambiente, el 90 por ciento de sus desechos son reutilizados en el mismo edificio. Su vegetación permite generar un clima más fresco que en el exterior. Las luces se encienden y gradúan automáticamente para mantener siempre la misma luminosidad en relación con fuera.

Busca economía basada en el conocimiento, con políticas públicas y estrategias privadas dirigidas en un mismo sentido. 400 empresas pioneras firmaron en el 2014 el Gran Pacto Innovación, fundamentado en la circulación de ideas y capital con unas instituciones fuertes. Hasta 2000 nuevas empresas se suman al pacto, con más de 30 mil personas formadas en el tema innovación. En el edificio se trabajan 450 proyectos relativos a la generación de emprendimientos y se apoya a otro tanto de empresas ya existentes con modelos de renovación. Se han creado 13 programas de educación superior y el programa formativo llamado Horizontes, que alcanza a 7158 estudiantes. Reúne a cientos de ciudadanos y representantes públicos en los festivales, eventos y capacitaciones que realiza constantemente. Ha conseguido cientos de miles de pesos colombianos para la inversión en startups.

Los datos se suman sin parar en este par de años de trabajo y han generado toda una transformación de ciudad en un modelo más humano, inteligente y colaborativo.

Medellín ha pasado de ser la ciudad más violenta del mundo a finales del siglo XX, a ser un referente mundial a nivel de innovación y economía del conocimiento. Con una población muy similar a la metrópoli de Guatemala y características de partida similares, por situación sociopolítica y regional, se perfila como un ejemplo a seguir. Eso sí, hace falta que el capital inversor local se deje de centrar en la generación de espacios de consumo, donde sacarnos el bono catorce y el aguinaldo, en un círculo vicioso de exprimir un limón usado, y buscar realmente generación de riqueza, confiando en el mercado interno, la capacidad de innovación local, la creatividad de guatemaltecos talentosos que unidos pueden construir un mañana aquí y ahora.

La Ruta N de Medellín: http://www.rutanmedellin.org/es

rutan.jpg
Resumen
Los nuevos patrones económicos demandan genios con capacidad colaborativa. Basar nuestras destrezas económicas en la capacidad de montar empresas de mano de obra barata, solo puede suponer relegarnos a la más baja estructura de la pirámide productiva. A mediano plazo, un suicidio de futuro…
Fotografía por
Edificio Ruta N Medellín

El “Talentismo” por encima del Capitalismo

El millonario modelo en que funcionan industrias como la de Hollywood.

Por. Julio Micheo

Los expertos del tema empiezan a hablar que estamos entrando a una época en la que cada vez vale más el talento y la capacidad individual al momento de hacer negocios. Esto no es contrario a trabajar en equipo, sino es tener la capacidad de sobresalir en algo, que con preparación y esfuerzo, despierte el interés de personas que van a estar dispuestos a contratarlos.

En su libro “El Código del dinero”, el autor Raimon Samsó sugiere que el modelo de Hollywood se ha extendido al mundo del emprendimiento. Pensemos por un momento como es que productores, actores, directores, guionistas y demás, coinciden en un proyecto cinematográfico y trabajan en conjunto como si fuera una empresa pre establecida.

Todos son contratados y tienen funciones asignadas dentro del proyecto temporal. Sin embargo, al terminar se dan la mano, cobran un cheque con más ceros que la contraseña de tu celular, y cada quien va en busca de un nuevo proyecto. Puede que coincidan nuevamente, pero puede que no. Su próxima contratación depende de tres factores:

  • Su red de contactos
  • Su creatividad
  • Sus resultados en el último proyecto

Si comparamos esto con una persona que trabaja como agente libre o freelancer caemos en la necesidad actual de maximizar sus capacidades y su habilidad en crear un network que sea rentable para su negocio.

Samsó explica que hay personas que pueden convertir, su empresa empleadora en su cliente. ¿Cómo hacer esto? Solo es posible hacerlo desde una perspectiva de freelancer.

OJO: Esto no significa que está mal ser empleado, el emprendimiento puede ser muy dañino para tu salud financiera si no se tiene una estrategia y un genuino deseo de hacerlo.

En otros países es común ver personas que trabajan como independientes haciéndole el mismo trabajo que un empleado a grandes empresas, pero desde la computadora de su casa o alguna cafetería.

Empresas que buscan personas talentosas en un área que sean capaces de resolver problemas o solucionar situaciones cotidianas, sin importarles si están o no están presentes.

En nuestro país este modelo aún no es tan aceptado, sin embargo aquí te dejamos algunos sitios que puedes visitar para empezar a trabajar proyectos desde tu oficina o casa:

1)    Freelancer: Es una de las más conocidas y grandes del mundo, tiene unos 19 millones de usuarios registrados y más de 9 millones de trabajos publicados. Está presente en Latinoamérica por lo que desde ya se pueden empezar a buscar ofertas.

Página web: www.freelancer.com

2)    99Design: Esta plataforma está dirigida especialmente para diseñadores y está también disponible en español. Se puede ofrecer casi cualquier tipo de servicio relacionado al diseño, como logotipos, diseños web, diseño de camisetas, etc.

          Página web: www.99designs.com

3)    Toptal: Es una página enfocada en proyectos técnicos en el área de la tenconología. Y para poder calificar debes primero postularte para que te autoricen como proveedor de servicios. Además es requisito hablar inglés. El hecho de que sean rigurosos con la selección le da más confianza a quien está contratando.

           Página web: www.toptal.com

4)    Up work: Con más de 4 millones de clientes ofrece un amplio rango de trabajo como asistentes virtuales hasta asesorías legales, desarrollo web, escritores, agentes de servicio al cliente, consultoría en general, etc.

Página web: www.upwork.com

5)    Flex Jobs: Para acceder a las ofertas de este sitio es necesario pagar una cuota, pero esto garantiza al freelancer que los trabajos son reales y validados antes. Aquí se muestran ofertas de trabajo de grandes empresas que están dispuestas a contratar un freelancer.

Página web: www.flexjobs.com

6)    Fiverr: Es una plataforma muy conocida que ofrece alternativas a precios muy competitivos. Además que permite publicar ofertas de trabajo en español, por lo que es una gran alternativa.

Página web: www.fiverr.com

Aunque hay más páginas que explorar, te recomendamos que des un vistazo en las mencionadas anteriormente y empieces a explotar tu talento en un área específica.

hollyweb.jpg
Resumen
El millonario modelo en que funcionan industrias como la de Hollywood. Los expertos del tema empiezan a hablar que estamos entrando a una época en la que cada vez vale más el talento y la capacidad individual al momento de hacer negocios..
Fotografía por
http://www.travelandleisure.com/

Ideas de negocio impensables: ¿Enviar brillantina a tus enemigos?

Por. Irina Ruano

Estamos en la época en la que la palabra “emprendimiento” suena por todos lados. “Emprende tu propio negocio, eres un emprendedor…” etc., etc. Y realmente nos lo creemos, hasta sentimos un aire especial que pega en nuestro rostro y nuestro pelo cuando nos preguntan “y tú ¿a qué te dedicas? “. Y luego respondes  “soy un emprendedor”.

En el mundo hay muchas cosas que debemos solucionar. Ya sea tecnológicamente, vialmente y una infinidad de áreas en las que alguien, con una buena idea, le resuelva una necesidad o un problema a los usuarios.

¿Quieres estimular tu memoria? Luis Von Ahn acaba de lanzar una aplicación llamada “Tinycards”, en la que a través de un juego estimula tu capacidad de memorización. ¿Quieres encontrar vuelos baratos?  Hopper te centraliza todos los vuelos al destino de tu preferencia con los mejores precios. ¿Quieres enviar brillantina a tus enemigos? … Bueno, aunque no lo creas, esto también lo puedes hacer.

En el 2015 Mathew Carpenter, un joven australiano de 22 años, a modo de broma, montó una página en la que puedes enviar brillantina a alguien que no te cae muy bien. “Ellos hacen ese trabajo odioso por ti”, explica en su ingenioso sitio web. Se volvió tan viral que en tan solo cuatro días de tener montada la plataforma, recibió miles de órdenes alcanzando los USD$20,000. Luego de dos semanas, decidió vender el sitio, ya que nunca imaginó el alcance que su idea pudo haber tenido. Un comprador anónimo adquirió el sitio por USD$85,000.

Nadie hubiera pensado que el hecho de enviar brillantina a tus enemigos ganara tanto dinero y recibiera tanta cobertura inmediata de importantes medios de comunicación alrededor del mundo como The guardian, The Washington Post, Business Insider y otros más. Esta idea se supo vender muy bien a través de las descripciones de su sitio, su propósito y su razón de ser.

El hecho que el término emprendimiento esté de moda, o que escuchemos día a día cuán importante es emprender, no quiere decir que forzosamente tenemos que tener una muy buena idea para que sea exitosa. A veces, el resolver un problema está frente a nosotros, pero como es algo tan cotidiano, no nos damos cuenta. Si realmente tenemos ese espíritu emprendedor, tendremos esa capacidad de transformar algo tan simple en una excelente idea.

Algo que debemos tener muy claro es que, sólo una idea no será exitosa por sí misma. Debemos pensar en el acompañamiento que debe tener para que pueda trabajarse y transformarse. Un plan concreto y un plan de comunicación atractivo te pueden ayudar bastante. Pero sobre todo, el hecho de apropiarte y empoderarte de esa idea que tuviste. Si fue algo forzado, el trabajo es doble. Porque no sólo tendrás que convencer a tu público. Tendrás que convencerte a ti también. 

brillantina.jpg
Resumen
Estamos en la época en la que la palabra “emprendimiento” suena por todos lados. “Emprende tu propio negocio, eres un emprendedor…” etc., etc. Y realmente nos lo creemos, hasta sentimos un aire especial que pega en nuestro rostro y nuestro pelo cuando nos preguntan “y tú ¿a qué te dedicas? “. Y luego respondes “soy un emprendedor”…
Fotografía por
www.independent.co.uk

Un destello naranja en la bienal de arte

Por. IGNACIO LACLERIGA

Soy de los que siempre he creído que la cultura es una apuesta segura. Una inversión que, en el contexto centroamericano, siempre ha estado allí, con una riqueza espectacular, casi incomparable con el resto de países continentales.

El control del conocimiento se ha impuesto como el mayor generador de capital de nuestros tiempos. Saber lo necesario, lo antes posible te hace apropiarte de los recursos disponibles en el mercado. No hay otra regla y es, en muchas ocasiones, despiadada. Las economías desarrolladas han hecho lo posible por apropiarse de la riqueza creativa del globo, patentarla y gestionarla con particular talento. Las marcas y las patentes son mucho más de la mitad de los ingresos que se generan por cualquier actividad productiva.

En este contexto, los que se han quedado al margen, de la inversión en investigación o creatividad, han perdido la opción de posicionarse entre las economías más pujantes. Las empresas limítrofes a la frontera del conocimiento deberán conformarse con ser proveedoras de materia prima, mano de obra y servicios a los grandes operadores del sistema, los creativos.

Un cisma creativo es siempre contracorriente

Hay un nuevo modelo en toda esta economía de la innovación. Uno que implica la apuesta por la cultura como el elemento esencial del valor de un objeto. Lo que ha venido a llamarse la economía naranja.

Sin embargo, en nuestro contexto, el sector con capacidad de invertir ha sido poco atraído o nada por la cultura propia, rechazándola como algo a superar, o simplemente ignorándola. Los artistas, o los artesanos de lo popular en su caso, han sufrido la falta de consideración de los ciudadanos de su época, siendo menospreciados por sus contemporáneos.

En la década entre 1960 y 1970, el pintor Antoni Tapies vivía el rechazo de gran parte de la sociedad proponiendo obras totalmente sacadas de contexto, como un conjunto de platos apilados o una silla con ropa aparentemente dejada al azar. Se trataba de una propuesta innovadora en la que el arte salía del lienzo para poder expresarse sobre cualquier tipo de material. Hoy en día, si alguien le hubiera apostado por su obra de un trozo de pared vieja con una mancha roja encima en 1963, podría cobrar por ella la escandalosa cifra de un millón y medio de dólares (http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/tapies-bate-record-una-subasta-con-1144220-euros-91019).

Aunque muchos sigan considerando esas propuestas como excentricidades propias de un arte demasiado alejado de su público, la verdad es que no se podría entender la vanguardia de los autores que recoge la bienal de arte Paiz, en nuestra presente Guatemala, sin precedentes artísticos como Tapies. Y la apuesta que por ellos hace la Fundación Paiz es sin duda un modelo de lo que representa decantarse por esta economía naranja. La bienal es un excelente ejemplo de cómo fusionar la innovación del conocimiento con la riqueza de la cultura local -del 2 de junio al 3 de julio en el centro histórico- (http://20bienal.fundacionpaiz.org.gt/main/).

Aúna las jóvenes promesas nacionales, con autores más consagrados, artistas de otras latitudes, unidos por un ánimo de traducir nuestras realidades a lenguajes plásticos. Es sólo un ejemplo, un destello de lo que podría venir a significar apostar por lo nuestro. No solo de una forma puntual de lavar la cara a una élite económica que da la espalda a las expresiones culturales guatemaltecas que permanecen en el submundo de lo despreciado por alternativo o ancestral. Un festival artístico está bien, pero tiene que devenirse en una apuesta consensuada de las estructuras económicas inversoras en toda su magnitud, privadas y públicas. 

bienal.jpg
Resumen
Soy de los que siempre he creído que la cultura es una apuesta segura. Una inversión que, en el contexto centroamericano, siempre ha estado allí, con una riqueza espectacular, casi incomparable con el resto de países continentales…
Fotografía por
Andrea Vásquez

3 simples acciones a realizar cuando estás en crisis

Por. Julio Micheo

“- ¿Cómo vas vos…?”

“- Ahí mira… piscinas pero con tenis”

Este es un ejemplo muy común del inicio de una plática entre dos personas en Guatemala (que hace a referencia a decir que uno está en problemas pero con ganas, de una forma un tanto vulgar)

Y ¿por qué respondemos así? En Latinoamérica se tiende a pensar que las cosas no van bien o que estamos a punto de un caos financiero, político o incluso familiar.

Yo soy una persona que no le gusta hablar mal de algo, pero acepto que muchas cosas no están bien. Basta con ver los titulares en los periódicos o los programas informativos y uno puede ver que todos los días somos bombardeados con noticias negativas.

Si a esto sumamos que la vida es un conjunto de situaciones que tienden a no salir como lo planeamos: que nuestros malos hábitos financieros nos llevaron a ser dueños de deudas por cosas que ni usamos, que los egresos suben y nuestros ingresos se mantienen inmóviles (en el mejor de los casos), podemos concluir que estamos piscinas… pero bien piscinas.

Sin embargo, aunque el problema es real somos nosotros como individuos quienes decidimos como nos puede afectar.

El escritor de varios libros y quizá el coach de ayuda personal más importante de nuestros tiempos, Tonny Robbins, explica que en los momentos de adversidad lo que nos produce alegría o felicidad se llama: Progreso.

Robbins relata que cuando alguien está entre la espada y la pared, entre el fracaso de su vida y el éxito, la motivación se vuelve tan fuerte que tiende a alcanzar el éxito (con trabajo de por medio, claro). Por lo que buscar una tercera opción es lo que nos impide avanzar, nos mantiene en el mismo sitio, y eso es lo contrario a progresar.

“Si tienes un objetivo claro y las herramientas para poder alcanzarlo, pero no lo has alcanzado es porque tienes conflictos internos. Resuelve tus conflictos antes de poder avanzar” explica Robbins en una entrevista hecha por un programa inglés. Y es enfático, con conflictos internos uno puede llegar a sabotearse y esto impide avanzar, avance es progreso, sin progreso no hay contentamiento. Así que nos quedamos piscinas… pero bien piscinas.

Pero estas 3 acciones no son para dejar de estar “piscinas”, sino para estar “piscinas, pero con tenis” lo que nos lleve a progresar y alcanzar un día el objetivo propuesto (ya sea financiero, personal, sentimental, empresarial o familiar).

1)    Autodisciplina: Este es un factor fundamental en la realización de cualquier plan. Si no somos capaces de establecer una hora de levantarnos, de comer bien, de terminar lo que empezamos o incluso empezar algo sin que nadie nos diga, será muy difícil avanzar.

La disciplina surge de la repetición, de hacer algo tantas veces hasta que se vencen las fuerzas de voluntad contrarias. Y la autodisciplina surge de un propósito, tener un “¿por qué?” hacer las cosas nos da combustible suficiente para movernos aun cuando no queremos. Debes de tener un plan por escrito que te ayude a disciplinarte, que te permita hacer algo todos los días por un tiempo que te lleve a donde quieras estar.

2)    Visualizarse: No se trata de negarse a tu realidad o cerrarte, pero debes verte en donde quieres estar, a pesar que todo en tu alrededor esté en contra. Robbins propone el ejercicio de partir tu mente en una pantalla (como si fuera una pantalla de cine con dos películas diferentes). De un lado está tu situación actual, el trabajo pendiente y todo lo que tienes que hacer, pero del otro lado pon la recompensa de ese esfuerzo o esa situación resuelta.

Esto creará una relación mental de causa y efecto de lo que haces con tu objetivo soñado.

3)    Enfocarse: Es sencillo decirlo, pero no tan fácil cumplirlo. No busques hacer muchas cosas bien, quizá sea necesario poner una pausa en algunas actividades para enfocarte en lo que necesitas hacer para poder avanzar – recuerda avanzar es progresar y progresar es bueno para tu felicidad-.

Cuando te enfocas tienes poder, poder de actuar y te permite dar lo mejor de ti en una sola área, que seguramente florecerá al momento que lo apliques.

Aunque estas tres acciones son muy sencillas el poder que tienen para cambiar tu situación es muy grande. Quizá no dejarás de estar en adversidad inmediatamente, pero seguro que eventualmente sí. Y mientras lo logras podrás vivir en carne propia que es estar piscinas pero con tenis.

protadacrisis.jpg
Resumen
El escritor de varios libros y quizá el coach de ayuda personal más importante de nuestros tiempos, Tonny Robbins, explica que en los momentos de adversidad lo que nos produce alegría o felicidad se llama: Progreso…

Conoce a tus clientes al estilo Breaking Bad

Por. Irina Ruano

Hasta el 2016 tomé la decisión de ver Breaking Bad desde su primera temporada. Sí, tres años después de que la serie presentara ante el mundo entero su último episodio. Su narrativa lenta y densa para la mayoría de espectadores llamó mi atención y me enganchó desde los primeros capítulos. Sin embargo, fue hasta “Grilled”, el segundo episodio, temporada dos de la serie en la que mis nervios y sentimientos se fueron a tope con una simple escena. Involucró a Walt y Jesse (protagonistas), veneno, Tuco (narcotraficante) y el “tío Hector Salamanca” con su timbre. ¡Impresionante! (Vídeo abajo)

Estamos en una época en la que tener acceso a una cámara de video y un software para edición es muy simple. Sólo en YouTube, según las estadísticas de esta red social, “se cuenta con más de mil millones de usuarios (casi un tercio de las personas conectadas a internet)…”, que generan una gran cantidad de videos día tras día.  Cuando navegamos en redes sociales, cuando vemos televisión o mientras estamos en el tráfico en pantallas digitales, nos enfrentamos a una serie piezas audiovisuales con las que alguien nos quiere comunicar u ofrecer algo. Pero vamos, ¿cuántos de esos videos se quedan en nuestra memoria o nos hacen reflexionar y sentir? Una tarea bastante difícil.

¿Quién iba a decir que una serie sobre cocineros de metanfetaminas sería tan exitosa, hasta llegar a ganar una infinidad de premios EMMY, SAG Awards y Golden Globes? La característica de Breaking Bad es que en todos sus episodios, sus seguidores permanecieron al filo de sus asientos y con el corazón palpitando rápidamente. Cuando dejabas de ver un capítulo contundente, no podías dejar de pensar en ello y preguntarte, ¿qué pasará después? A diferencia de otras series como House of Cards, que en ciertas temporadas tuvo altibajos que decepcionaron a sus televidentes, Breaking Bad, durante cinco cortas temporadas se mantuvo al máximo emocionalmente.

Se preguntarán, ¿qué tiene que ver una serie de televisión con mi negocio? Muy sencillo, estimulación de los sentidos y sentimientos de quien me consume. Nos hemos convertido en consumidores exigentes. Por ello, el diseño de estrategias de comunicación debe permanecer en constante innovación para llegar exitosamente al público a quien nos queremos dirigir. Ya no sólo basta describir nuestros productos o servicios, ni demostrar la ganga de precios que ofrecemos como empresa. Debemos estudiar y analizar los comportamientos de nuestros consumidores y partiendo de ahí, diseñar nuestras estrategias de comunicación.

Por ejemplo, el Neuromarketing no sólo plantea procesos de mercadeo, sino que integra ciencias como la Neurología, Biología, Psicología, Sociología y Antropología. Es una forma multidisciplinaria para entender a nuestros clientes o consumidores. Tener un amplio conocimiento de qué sienten, qué piensan, en qué creen, qué les gusta y qué necesitan. Según Jürgen Klaric, experto en Neuromarketing, explica que se trata de vender menos el producto y vender más las memorias inolvidables. Potenciar el apelar a los sentimientos de nuestro consumidor al momento de dirigirnos a él o ella.

El lenguaje audiovisual nos permite crear narrativas en las que se puede empezar alcanzar los propósitos del Neuromarketing a través de la combinación de lo visual, el sonido y diferentes técnicas para estimular los sentidos del consumidor (aunque, ciertamente implica muchísimas cosas más que sólo producir videítos, para aclarar).

Durante la época del mundial de Brasil 2014, una empresa de rasuradoras en Argentina hizo un magistral anuncio con el que incluso personas que no son hinchas del fútbol se emocionaron erizándoles la piel. https://www.youtube.com/watch?v=zZRKaFDvr14

En Guatemala, por su parte, varias empresas optan por estas técnicas para crear sus piezas publicitarias, minimizando la importancia que el producto o servicio tiene, para maximizar la experiencia que el consumidor final puede tener. Por ejemplo, Pollo Campero con su campaña “Soy héroe de mi país” o Banco Industrial con “No se olvida de dónde se viene”. https://www.youtube.com/watch?v=_fxOQLE7yrQhttps://www.youtube.com/watch?v=BwSkGY6NGBw

Llegar a mucha gente con nuestra empresa, no siempre es un éxito garantizado. Llegar a las personas adecuadas, entendiendo su comportamiento y sus necesidades hará la diferencia. Promocionarnos no siempre se trata de exaltar la genialidad del producto que desarrollamos, ni del servicio que viene a solucionarnos la vida. Más bien, se trata de llegar y entender a esa persona que va a adquirirlo.

portadabreaking.jpg
Resumen
Se preguntarán, ¿qué tiene que ver una serie de televisión con mi negocio? Muy sencillo, estimulación de los sentidos y sentimientos de quien me consume. Nos hemos convertido en consumidores exigentes. Por ello, el diseño de estrategias de comunicación debe permanecer en constante innovación…
Fotografía por
www.hollywoodreporter.com

No te conformes solo con tener talento… Sé un genio

Por. Ignacio Laclériga

Entre tanta vorágine informativa hacia la construcción de lo que se supone que es la marca personal, me propongo desentrañar lo que diferencia a una persona que tiene talento de lo que es un verdadero genio. Y, por qué no, hacerlo a través del mundo del cine.

Paul Verhoeven hizo Delicias Turcas, que ha sido considerada la mejor película holandesa del siglo XX (https://www.filmfestival.nl/publiek/films/turks-fruit). Posiblemente no muchos de ustedes hayan oído hablar de ella, ninguno de nosotros tenemos porque ser expertos en cine holandés, pero lo que queda claro es que el joven Verhoeven era talentoso. El director decidió irse a probar fortuna a América. Allí, no pretendió ser un académico del arte. Desde el principio realizó películas caracterizadas por tener éxito en la taquilla, aunque resultaran inadvertidas para la mayoría de la crítica. ¿Será que había perdido su talento? Yo no lo creo.

En 1992, Verhoeven no solo realizaba la película más taquillera del año, que convertiría a su protagonista, Sharon Stone, en una de las actrices más famosas del mundo; sino que, además, se trataba de una película de alto contenido sexual, con escenas tabús. No es que para la época esto fuera extraño, pero sí que la gente fuera masivamente a verla, dejando de lado convencionalismos morales y restricciones conservadoras. Es decir, que el director había hecho una película que llegaba a todo el mundo, incluso incluyendo temáticas de atrevimiento personales, imponiendo sus propios criterios, aun rompiendo con los límites establecidos por la sociedad. Eso no es solo ser talentoso, eso es ser genial.

Algo parecido ocurría con el director español Pedro Almodóvar. Curiosamente tanto este director como el holandés se inspiraron muchas veces en otro genio de la cinematografía que nunca fue aclamado por la crítica pero que gozó siempre con el favor del público. Se trataba de nada menos que el maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, un director también catalogado como de los más influyentes de la historia, que, aunque fue nominado al Óscar en cinco ocasiones, la academia nunca le entregó la preciada estatuilla. Este artesano de películas consiguió como pocos enfrentar a la población de su época a temas considerados, al menos para la censura como tabús. Por ejemplo, había una regla, dentro del código de restricciones que se aplicaba en Estados Unidos (http://creoqueyanoestamosenkansas.blogspot.com/2012/06/hitchcock-se-rie-de-la-censura-el-beso.html), que impedía que un beso durara más de tres segundos;  Hitchcock, en su película Notorius, de 1946, consiguió alargarlo a dos minutos y medio, en una secuencia mítica en donde Cary Grant y Ingrid Bergan están todo el tiempo acercándose sus rostros, rozándose y besándose brevemente, en lo que se convirtió en uno de los besos más sensuáles del cine (https://www.youtube.com/watch?v=Zu8JASfWb6A#t=80) . Otra genialidad. Ser capaz de ofrecer su capacidad artística, sobre cortapisas circustanciales, dándole al público no lo que se supone que deben obtener, sino aquello para lo que tenemos talento, que sabemos hacer y que logramos que lo disfruten de manera satisfactoria.

Sasha Strauss, de Innovation Protocol, una empresa de su propia creación que se dedica a crear o reinventar marcas como Warner Bros, Johnson & Jonson, Microsoft, Yahoo!, eBay, PayPal o Adobe, además de ser un académico y conferencista de éxito; en una entrevista reciente para la revista Gestión (http://gestion.com.do/index.php/ediciones/abril-2012/272-sasha-strauss-la-marca-personal), plantea que es importantísimo estar conscientes de lo que representa nuestra propia marca personal y lo involucrados que tenemos que estar con la misma. Debemos establecer el mensaje que queremos compartir. “Ofrecer un mensaje honesto a una audiencia que lo necesita es un viaje de descubrimiento personal que eventualmente requerirá que usted se conozca a sí mismo”, dice Sacha Strauss.

Talentos tenemos todos, así como la capacidad de desarrollar aquellos en los que seamos más débiles. Hay mucha gente que son grandes artistas en su área, ya sea la computación, la ingeniería civil, el desarrollo de estrategias de mercadeo o la venta ambulante. Pero muchos pueden estarse toda la vida lamentando como la gente no entiende su arte o como el mercado no está preparado para ellos. Sin embargo, la genialidad consiste en saltarse estos obstáculos. Ser consciente de que existen, estar preparado para todo tipo de clientes y exigencias de mercado, y cuando llegan ofrecerles lo que sabemos que podemos darles, se merecen y disfrutarán con alegría.

“Decida qué quiere que la gente recuerde, ubique su público objetivo y utilice el poder de los medios sociales, así como una marca clara y consistente, para recordarle a su púbico objetivo por qué su mensaje es realmente importante e interesante para ellos”, explica el gurú de la marca personal Sacha Strauss. Cómo él, el director de cine Alfred Hitchock sabía que tenía un mensaje que quería transmitir a cuanta más gente mejor. El rendirse a las inclemencias del mercado no le iba a hacer más o menos hábil en su trabajo. No obstante, el saber sortear de la mejor forma los obstáculos, haría que este genio del cine nos diera a todos el beso más inolvidable que nunca se vio en una pantalla.

La genialidad consiste en: Superar obstáculos ocasionales, eludir convenciones generalizadas, imponer criterios y tendencias en ese público al que pretendemos alcanzar con nuestros mensajes.

 

Talento

Genialidad

Tiene una alta experiencia y dominio de la materia en la que se ocupa.

Tiene un deseo permanente de hacer llegar su experiencia y dominio al mayor número de gente.

Se preocupa en cómo mejorar sus destrezas y conocimientos.

Se preocupa en cómo mantenerse vigente frente a gustos antojadizos y presiones sociales.

Puede terminar en un estado de vegetación laboral dada su incapacidad de pelear contra el sistema.

Sabe cómo sobreponerse a los obstáculos y, aunque parezca que ceda, logra mantener sus principios.

 

portadagenio.jpg
Resumen
Entre tanta vorágine informativa hacia la construcción de lo que se supone que es la marca personal, me propongo desentrañar lo que diferencia a una persona que tiene talento de lo que es un verdadero genio. Y, por qué no, hacerlo a través del mundo del cine…
Fotografía por
http://cgeniuslife.com/