Ladrones de tiempo

“Ojalá el día tuviera más de 24 horas, tengo tanto qué hacer y tan poco tiempo para realizarlo.”

“El tiempo no me alcanza para atenderlo todo.”

“Ya no tengo tiempo libre.”

Si te sientes identificado con alguna de las frases anteriores es porque existe una gran oportunidad para mejorar la administración de tu tiempo, tanto productivo como ocioso. Nuestro tiempo es el recurso más escaso y a la vez, el más valioso de todos. Los frutos de un minuto bien invertido pueden ser numerosos pero un minuto perdido, jamás podrá ser recuperado.

Comúnmente aceptamos un alto número de interrupciones, reuniones imprevistas y llamadas interminables y poco productivas en nuestra agenda diaria, sin embargo, estos “Ladrones de Tiempo” tarde o temprano nos trasladan una factura en forma de estrés, baja productividad, resultados pobres, agotamiento físico y mental e incluso mal humor. Para evitarlo, te brindo cinco consejos que te permitirán ser cada vez más eficiente en tu trabajo y a la vez, te permitirán atender tus tareas con una excelente actitud:

1 – Planifica y Prioriza

Realiza una lista de las tareas/actividades pendientes de realizar y clasifícalas según su nivel de urgencia e importancia. No te agotes atendiendo únicamente urgentes y descuidando temas importantes, al contrario, busca el máximo rendimiento de tu tiempo combinando las actividades según 1) la rapidez con la que debes resolverlas 2) el impacto positivo que generará atenderlas y 3) las consecuencias negativas que podrían derivar el postergar prestar atención inmediata a ellas.

2 – Delega y mantén una comunicación abierta

En un principio, es difícil delegar; sin embargo, la clave consiste en establecer expectativas claras con tu equipo de trabajo, monitorear los avances en cada una de las etapas de los proyectos y sobretodo, construir confianza con cada uno de los miembros del equipo. Delegar es más que transferir responsabilidad y control en asignaciones específicas; al hacerlo, reconoces que tu equipo es lo suficientemente capaz para responder en nombre del negocio. Durante este proceso, no olvides proveer retroalimentación y valorar la opinión y contribución de cada miembro. Reconoce lo que se realizó bien e identifica en qué áreas es posible mejorar. Al manejar esta dinámica adecuadamente, notarás que la motivación de tu equipo incrementará considerablemente.  

3 – Capacítate constantemente

Mantente siempre actualizado. No tengas miedo de adoptar nuevas técnicas que podrían permitirte completar tus tareas en un menor tiempo y sobretodo, con mejores resultados.

4 – No te desanimes cuando las cosas no salen bien

Tu campo de control es limitado. Entrega lo mejor de ti y motiva a que tus compañeros y/o colaboradores también lo hagan. La alegría, la actitud positiva y el espíritu de trabajo son contagiosos. Predica con el ejemplo y no te desanimes por contrariedades o situaciones poco relevantes. Ten un Plan B en todo momento.

5 – Organiza tu ambiente de trabajo

Organiza tu lugar de trabajo de modo que te sea fácil acceder a los recursos necesarios para completar cada una de tus labores. No olvides tener un directorio telefónico de jefes, colaboradores, clientes y proveedores. Si te es más fácil trabajar con colores, hazlo, lo importante es que encuentres un estilo de trabajo con el que te sientas cómodo y sobretodo, con el cual puedas incrementar tu productividad. No adoptes ningún estilo que no se adecúe a tu personalidad.

No permitas que los “Ladrones de Tiempo” (reuniones, problemas e imprevistos sin importancia) te hagan perder el enfoque, concentración y motivación en tu trabajo. Busca la mejora continua y mantén siempre una actitud positiva. 

relojweb.jpg
Resumen
“Ojalá el día tuviera más de 24 horas, tengo tanto qué hacer y tan poco tiempo para realizarlo.”…

El prestigio laboral: 5 claves para mantenerlo

Siempre he considerado que la mejor manera de construir prestigio laboral es a través del trabajo propio. ¿Qué mejor que dejar que nuestras acciones hablen por sí solas?

El prestigio es un reconocimiento que se va creando con el paso del tiempo. Para lograrlo, es importante que exista coherencia entre lo que decimos y la forma en la que realmente actuamos. Al existir disonancia entre ambas variables, ponemos en riesgo nuestra credibilidad y sobretodo, nuestro nivel de confiabilidad. Si lo que buscas es construir prestigio, sé siempre fiel a tu palabra y no te conformes con entregar resultados mediocres. Exígete y sobresale, trabaja con excelencia e imprime un sello único en cada una de las tareas que realizas.

A continuación, 5 claves para mantener el prestigio:

  1. Sé humilde. Demuestra que el prestigio ha sido logrado en base a trabajo y esfuerzo propio. Contrario a una actitud arrogante, motiva a los demás miembros de tu equipo de trabajo a hacer el mejor uso de sus talentos en cada una de sus tareas.
     
  2. Edúcate. Busca distintas formas de enriquecer tu bagaje profesional. La clave reside en actualizarse constantemente. No juzgues ni por edad ni apariencia; siempre es posible aprender incluso de los más pequeños.
     
  3. Aprende a decir “no”. Di “no” a todo aquello que te aleje de tus principios éticos y morales.
     
  4. No asumas más responsabilidades y retos de los que realmente podrías afrontar. En ocasiones, nos dejamos llevar por la emoción del momento y asumimos compromisos que por limitaciones de tiempo, no nos será posible atender. Trabaja un pendiente a la vez. Enfócate y especialízate en lo que naturalmente eres bueno.
     
  5. Evita ser impulsivo. Medita tus palabras previo a expresarlas. En situaciones de enojo o estrés, se corre el riesgo de emitir comentarios de los cuales luego deseamos retractarnos. Contrólate y aborda el caos de una forma pacífica y profesional.

Al contar con un sólido prestigio previo a emprender, será de mayor facilidad:

  • Encontrar un socio estratégico de negocio.
  • Reunir los fondos monetarios necesarios para financiar la idea.
  • Atraer y retener talento humano.
  • Lograr apertura y aceptación por parte de clientes.
  • Negociar políticas de pago favorables con los proveedores.
prestigio.jpg
Resumen
Siempre he considerado que la mejor manera de construir prestigio laboral es a través del trabajo propio. ¿Qué mejor que dejar que nuestras acciones hablen por sí solas?

El arte de vender (parte 2): las debilidades del vendedor

¿Qué debilidades podrían frenar el potencial de ventas de un vendedor? En “El arte de vender”, se aborda la venta como un arte que labora el vendedor en su día a día. Esta vez, el enfoque estará en algunas de las debilidades que podrían impedirle a dicho vendedor cerrar cada vez más ventas.

# 1.- Poco conocimiento de la empresa y del producto/servicio a vender

El cliente tiende a realizar un sinfín de preguntas acerca del producto/servicio, previo a comunicar su decisión de compra. Durante este proceso, lo que busca es recibir información y asesoría de un vendedor experto o especialista en su rama. Sin embargo, si dicho “especialista” desconoce las características básicas del producto e incluso, es incapaz de proveer información y referencias acerca del fabricante del mismo, ¿mantendrá firme su decisión de compra? Un vendedor que no conoce el producto que vende, ni muestra interés por él, pierde la atención de clientes potenciales.

# 2.- Necesidad de aprobación

Ciertos vendedores manejan una insaciable necesidad de sentirse aprobados y conectados con los clientes y por lo mismo, son reacios a realizarles preguntas directas que podrían facilitar la venta. No hay que olvidar que las ventas no tratan acerca de uno mismo, sino acerca de cómo lograr cerrar un acuerdo gana-gana entre ambas partes.

# 3.- Vender expectativas de beneficios futuros que no corresponden

No existe peor situación que la de un vendedor que toma a su favor la ignorancia de un cliente con el objetivo de cerrar una venta. De hecho, éste es un tema que podría ser analizado no sólo desde una perspectiva ética, sino también legal. Existen vendedores que por cumplir con una cuota de ventas, distorsionan las características del producto con el fin de hacerlo parecer más atractivo de lo que realmente es, o bien, prometen servicios futuros que se encuentran fuera del alcance del vendedor y por lo tanto, nunca podrán llegar a concretarse. Esto no es astucia sino engaño al comprador.

# 4.- No escuchar

Hay vendedores que saturan al cliente de tanta información que en lugar de enfocarse en entender su necesidad, tienden a confundirlo y ahuyentarlo. Al escuchar se identifica cuál de las alternativas disponibles satisface de una mejor forma el requerimiento del cliente.

# 5.- Incomodidad al hablar acerca de dinero

Para ciertos vendedores puede resultar incómodo abordar el tema de las finanzas. Se sugiere evaluar qué opciones de pago se ajustan mejor a cada cliente.

# 6.- Deficiencia en el servicio post-venta

El servicio post-venta es una variable clave tanto desde una perspectiva de ventas recurrentes, como, de nuevas ventas generadas por el efecto de boca en boca. Si luego de la primera venta, no se alimenta adecuadamente la relación con el cliente, se pone en riesgo su decisión de compras futuras y se corre el riesgo que el efecto de experiencias negativas, eliminen la intención de compra de otros clientes potenciales.

# 7.- Limitar el mercado objetivo

Es decir, tener una visión muy limitada acerca del mercado y tipo de cliente con el cual es posible cerrar una venta. Es importante salir a conocer a nuevos clientes y descubrir necesidades en aquellos que actualmente, no forman parte del funnel (embudo) de ventas.

# 8.- Poca preparación

Los clientes tienen un mayor contacto con los vendedores de campo que con los ejecutivos que apoyan las tareas de venta desde una oficina. Un vendedor funge como la tarjeta de presentación de un negocio. Su vestimenta, arreglo personal, conocimiento y forma de expresión, son una referencia de la compañía que representa. El vendedor, debe estar preparado y capacitado para cerrar la venta sin necesidad de un superior.

# 9.- Demostrar un interés desmesurado por cerrar la venta

Usualmente, la remuneración de los vendedores se distribuye en un sueldo fijo y una compensación variable (comisión), según el volumen de ventas ya sea, en unidades vendidas o en ingresos percibidos por la empresa. Si el vendedor se encuentra presionado por cumplir con una cuota de ventas y a la vez, demuestra su necesidad a través de insistencia con el cliente, logrará que desconfíe de su verdadero interés por cerrar la venta.

# 10.- Frustración ante el rechazo de un cliente

El vendedor debe aprender a lidiar con el rechazo del cliente, aprendiendo no sólo de él sino de sí mismo en cada iteración de venta. Es clave mantener una actitud de optimismo y humildad e instruirse para mejorar el nivel de cierres. No hay que olvidar que no todas las personas que demuestran interés por el producto/servicio cuentan con una intención real de compra. 

# 11.- Timidez

La timidez cierra la comunicación. El vendedor debe ser lo suficientemente extrovertido para lograr una comunicación clara y convincente con el cliente.

vender acton.jpg
Resumen
¿Qué debilidades podrían frenar el potencial de ventas de un vendedor? En “El arte de vender”, se aborda la venta como un arte que labora el vendedor en su día a día. Esta vez, el enfoque estará en algunas de las debilidades que podrían impedirle a dicho vendedor cerrar cada vez más ventas…

¿Cuál es el secreto para formar un equipo de trabajo motivado?

¿Cuál es el secreto para formar un equipo de trabajo motivado, alineado y comprometido a una misma visión empresarial?

¿La clave? Conocimiento propio. El primer paso consiste en conocer las fortalezas, talentos y debilidades propias de forma que se identifiquen fácilmente las competencias complementarias necesarias para el cumplimiento de la misión y el alcance de la visión del negocio. Fundamentalmente, debe reconocerse qué tipo de liderazgo se ejerce naturalmente en el trabajo. ¿Qué tipo de incentivos (intrínsecos y extrínsecos) se ofrecen? ¿Grupales o individuales? ¿Qué tan estrictos son los sistemas de control? ¿Qué tan abiertas son las líneas de comunicación? ¿Cuáles son los límites de acción de cada colaborador? ¿Qué principios y valores moldean la dinámica de trabajo? ¿Qué tanto se está dispuesto a delegar? Cada una de las respuestas a las preguntas anteriores dan forma a la cultura o el “ADN” de la organización; un factor diferenciador clave para atraer al talento correcto.

Como segundo paso se deben identificar los factores críticos de éxito que permitirán: 1) motivar y retener tanto a los trabajadores como a los clientes, 2) fabricar los productos/brindar los servicios de la forma más rentable y eficientemente posible y 3) disuadir la entrada de nuevos competidores a la industria.  Dependiendo de dichos factores así como de la velocidad a la cual se desee crecer, serán las necesidades de capital humano en cada uno de las etapas del negocio. Un “funnel” o embudo de contratación (proceso por el cual las empresas atraen, califican, seleccionan, contratan y luego evalúan el progreso y rendimiento del postulante en el puesto de trabajo), resulta de suma utilidad.

La calificación y selección debe realizarse no sólo en base a los requerimientos del puesto, sino tomando en consideración el expertise, aspiraciones y expectativas salariales del candidato. De lo contrario, se invertirán grandes cantidades de recursos en aplicantes que por la estructura de compensación podrían no estar interesados en el mismo. Es valioso conocer quiénes son mayormente motivados por un sueldo fijo que por uno variable (en base a resultados).

En términos generales, quienes se motivan más por el segundo tipo de remuneración son quienes suelen estar más dispuestos a colaborar y entregar grandes resultados. Esto no es siempre la regla pero sí un buen indicador. Uno de los mitos más grandes al estructurar la compensación de un colaborador consiste en creer que su principal motivación es el dinero cuando en realidad, remuneraciones intrínsecas como la del “empleado del mes” podrían representar un mayor significado para el mismo. De hecho, contratar personas que se motivan principalmente por el dinero puede representar un gran riesgo para la empresa ya que en caso de recibir una oferta salarial mayor por parte de la competencia, podrían fácilmente aceptarla. Posteriormente, realizar la entrevista de una forma en la que sea posible descubrir la actitud del candidato hacia las adversidades, la experiencia previa con la que cuenta y podría aportar valor a la empresa y qué tan compatible sería su forma de ser con la cultura de la organización. Luego de la entrevista, corroborar referencias del candidato, especialmente, con el fin de indagar en los motivos por los cuales renunció o fue despedido del trabajo anterior.

Asimismo, reforzar constantemente el reglamento y sistema de creencias de la organización. En ocasiones, las empresas suelen redactar la misión y visión de sus negocios como un “requisito” con el que debe cumplirse al iniciar un plan de negocios. Sin embargo, la misión y visión van más allá de ser frases cautivadoras. En el caso de la misión, se deben buscar no sólo transmitir las razones de ser de la organización,  sino inspirar a los colaboradores a formar parte de una causa. De hecho, la misión puede convertirse en un parámetro de referencia clave en la toma de decisiones; sobretodo, cuando deben tomarse decisiones de forma inmediata.

En cuanto a la visión, se debe buscar plantear un escenario aspiracional a ser alcanzado en el largo plazo por cada uno de los miembros del equipo. A la vez, debe motivarlos a salir de su zona de confort para lograr los resultados esperados. Se sugiere plantearse cómo cambiará la vida propia y la de las demás personas una vez que se alcance la visión del negocio. ¿Qué impacto se habrá generado? Como recomendación final destaca la organización de actividades que refuercen las creencias y valores de la organización ya que aportan un alto valor a la unión del equipo de trabajo. Ello permite a los distintos niveles de la empresa convivir en un entorno distinto al ámbito laboral, permitiendo conocerse fuera de “presión” o evaluación.

Finalmente pero no menos importante, la continua capacitación del colaborador. Dicho entrenamiento permitirá al equipo estar a la vanguardia de las mejores técnicas, procedimientos y tecnologías del mercado con el fin de alcanzar altos niveles de competitividad. Adicionalmente, brinda al equipo la capacidad de desempeñar distintos roles y sobretodo, de reaccionar rápidamente cubriendo un puesto  en caso alguno de sus miembros se llegase a ausentar en determinado momento. El valor real estriba en reconocer que la contribución de cada uno de los miembros del equipo es un factor crítico para los resultados globales del negocio. Si un miembro falla o “una pieza de un recompecabezas falta”,  se cuenta con diferentes comodines (miembros entrenados) para que la empresa no se vea afectada y los frutos sigan siendo los mismos.

secretos.jpg
Resumen
¿La clave? Conocimiento propio. El primer paso consiste en conocer las fortalezas, talentos y debilidades propias de forma que se identifiquen fácilmente las competencias complementarias necesarias para el cumplimiento de la misión y el alcance de la visión del negocio…

La importancia de un código de ética empresarial

En las últimas décadas, la ética ha cobrado cada vez más importancia en el ámbito empresarial. Esta rama de la filosofía que abarca el estudio del deber, el actuar, la virtud, la moral y la felicidad, ha llevado al hombre a cuestionarse si existen ciertos principios o preceptos morales bajo los cuales debería regirse la dinámica y toma de decisiones en una compañía.

Es natural que existan discrepancias entre lo que es ético y anti-ético, por esta razón, se sugiere la elaboración de un Código de Ética Empresarial que establezca los lineamientos de comportamiento que debe seguir el personal. Se espera que ello cree lealtad, colaboración y motivación interna e incluso reduzca los costos funcionales (por ejemplo, de supervisión) del talento humano. A la vez, genera diversos beneficios externos: permite atraer a personas calificadas que compartan una misma cultura; mejora la confianza de los inversionistas, ya que las gestiones estarán respaldadas por un código de transparencia y mejora la imagen corporativa ante la sociedad.

En el ámbito de los negocios, es posible identificar varias situaciones en las que un Código de Ética podría frenar a un colaborador de actuar de una forma inadecuada, en la cual, antepone sus propios intereses a los de la compañía. Por ejemplo, en el manejo de expectativas de beneficios futuros que no corresponden al producto/servicio a vender. Para ciertos vendedores que buscan cumplir (o superar) una cuota de ventas, puede resultar tentador tomar a su favor la ignorancia de un cliente, distorsionando las características del producto con el fin de hacerlo parecer más atractivo de lo que realmente es, ello, con el único fin de cerrar la venta. Claramente, es una muestra de un completo engaño al comprador. Otro ejemplo consiste en la manipulación de resultados financieros (enriquecimiento ilícito inflando ventas y/o utilidades) con miras a recibir bonos por cumplimiento de metas. Malas prácticas que podrían poner en una posición vulnerable y de riesgo a la empresa. Por otra parte, podrían maquillarse los resultados con el fin de reducir el pago de impuestos en un período determinado.

Es importante resaltar que no es suficiente contar con un Código de Ética escrito; su valor estriba en seguirlo, vivirlo y contagiarlo al equipo de los diferentes niveles de la organización. Adicionalmente, se recomienda revisarlo periódicamente y establecer un protocolo de acción para aquellos colaboradores que infrinjan el Código establecido; lineamiento que debe ser aplicado incluso a los más altos directivos. Si se permiten dichos actos y no se aplica ningún procedimiento correctivo, la organización se irá contaminando y derrumbando gradualmente. Finalmente, actuar éticamente puede representar altos ahorros en demandas y robos. Al mismo tiempo, evita el deterioro de relaciones y bajas en la productividad de los trabajadores.

portadaetica.jpg
Resumen
En las últimas décadas, la ética ha cobrado cada vez más importancia en el ámbito empresarial. Esta rama de la filosofía que abarca el estudio del deber, el actuar, la virtud, la moral y la felicidad, ha llevado al hombre a cuestionarse…
Fotografía por
mundoejecutivo.com.mx

El arte de vender

Cada venta es un arte. Un arte que implica conocer al cliente, identificar su necesidad, realizarle una propuesta de venta de producto/servicio que le genere valor y finalmente, se concrete la transacción. A simple vista, ésta pareciera ser una tarea muy sencilla; sin embargo, de serlo,  ¿por qué no todas las personas logran vender?

Uno de los errores más comunes en la venta consiste en entender el proceso como una transacción única que finaliza al momento de recibir la paga por el producto/servicio en cuestión. En una venta, el cliente no compra un producto o servicio como tal, sino lo que realmente compra es una expectativa de beneficios futuros. Beneficios que serán alcanzados una vez que el producto/servicio cumpla con las expectativas  y compromisos iniciales entre ambas partes. A mayor claridad en la comunicación entre vendedor y comprador, mayor facilidad habrá al momento de la definición de especificaciones del acuerdo, incluyendo roles, garantías, formas de pago, descuentos y costos adicionales (instalación, mantenimiento, entre otros) involucrados en la transacción.

Por otra parte, en ocasiones se culpa al “mercado” o a una “baja demanda”, como el responsable de un bajo nivel de ventas. Si bien es cierto que existen estacionalidades en diversas industrias, no debe perderse de vista que el bajo nivel de ventas podría ser producto de una falta de claridad en la propuesta de valor ofrecida, una mala administración del “funnel” (embudo/proceso) de ventas o bien, la personalidad del vendedor.

En ocasiones, erróneamente se asume que el cliente cuenta con la misma información del vendedor; incluso, durante la venta, se emplean términos técnicos que en lugar de facilitar la venta, alejan de ella. Mientras el cliente no tenga claridad en lo que el oferente realiza, menor será su intención de compra. Si sumado a ello, se es nuevo en el mercado y aún no se ha construido una sólida reputación en la industria, el vendedor debe ser aún más audaz para demostrar que el producto es bueno e incluso, mejor que el de la competencia.

Respecto al funnel de ventas, si el proceso se alimenta de candidatos poco calificados para el negocio, se comprometerán grandes cantidades de recursos y se obtendrán bajos frutos. Adicionalmente, si el servicio post-venta es deficiente, se corre el riesgo de perder clientes cuyas compras podrían haber sido recurrentes.

Idealmente, el vendedor debe tener una personalidad capaz de adecuarse a distintos tipos de cliente. Es importante ser paciente y a la vez, persistente (sin incomodar al cliente); contar con un alto conocimiento de mercado y desarrollar la habilidad de escuchar, transmitir ideas y buscar soluciones. Vender es un arte, un juego de habilidades, conocimientos y estrategias que a través de una oferta diferenciada, logran satisfacer las necesidades del cliente (incluso, necesidades que el cliente no tiene o aún no ha descubierto).

portadavender.jpg
Resumen
Cada venta es un arte. Un arte que implica conocer al cliente, identificar su necesidad, realizarle una propuesta de venta de producto/servicio que le genere valor y finalmente, se concrete la transacción. A simple vista, ésta pareciera ser una tarea muy sencilla; sin embargo, de serlo, ¿por qué no todas las personas logran vender?…

¿Acaso estamos ciegos ante la situación actual de nuestro país?

Hoy en día, Guatemala atraviesa uno de los momentos más críticos y preocupantes de la historia. Por una parte, la corrupción e informalidad, la mala gestión de la deuda pública y las deficiencias en el sistema legal y control de capitales, han restringido la rentabilidad de la inversión extranjera. Por otro lado, la falta de educación y asistencia médica, la pobreza, violencia e inseguridad, han frenado el crecimiento económico y desarrollo social de nuestro país.

En materia de seguridad, Guatemala presenta una tendencia ascendente en la violencia homicida, tendencia intrínsecamente relacionada a la carencia de políticas públicas específicas para la prevención del delito. La narcoactividad, el robo, los secuestros y el tráfico de armas, son otras formas delincuenciales de conflictividad en nuestro país.  En materia de salud, las diferencias en el perfil epidemiológico entre el área urbana y rural, contribuyen a las diferencias entre los índices de desnutrición y tasas de mortalidad y morbilidad de la población.

No sólo a mi criterio, sino al de muchos guatemaltecos, urge incrementar la cobertura y la calidad del sistema de salud. Necesitamos de centros asistenciales confiables, limpios, con personal capacitado y con los insumos necesarios para atender con diligencia y destreza a los pacientes. A corto plazo, se sugiere desarrollar programas de salud preventiva, especialmente enfocados en la generación de buenos hábitos de higiene y alimentación. Asimismo, incrementar el número de jornadas médicas orientadas a la inmunización, práctica que prevendrá la incidencia de contraer y padecer ciertas enfermedades y por otro lado, implementar medidas de monitoreo constante acerca de las medidas y peso de los niños, lo cual facilitará la detección de casos de desnutrición y la incorporación del niño/niña en un programa que pueda regular su condición. No está de más recordar que las deficiencias en salud, reducen la productividad de las personas y por ende, la generación de capital humano, factores críticos en el crecimiento del producto interno bruto del país.

En materia de educación, si bien la Ley Nacional de Educación ha contribuido a la reducción de los índices de analfabetismo, Guatemala, aún se encuentra en los últimos puestos, comparado al resto de países centroamericanos. Las deficiencias en la calidad educativa son, en primera instancia, producto de la falta de preparación educativa de los docentes. En segunda instancia, de los limitados mecanismos de apoyo para los alumnos, tales como el uso de tecnología, especialmente, para aquellos que sufren de alguna deficiencia. En tercer lugar, debido a la desactualización del marco legal vigente y por último, debido a la centralización de la toma de decisiones en el Ministerio de Educación. Es de suma importancia mejorar el nivel educativo de nuestro país, así, la población podrá tener mayor acceso a oportunidades de superación,  un mayor involucramiento en la participación ciudadana y una mayor capacidad de aporte al crecimiento económico del país.

En apoyo al estudio de Lineamientos de Política Económica, Social y de Seguridad 2011-2021 del Centro de Investigaciones Nacionales – CIEN –, hoy en día, Guatemala está necesitada de ciudadanos responsables, solidarios, trabajadores, soñadores y participativos. Guatemala requiere de líderes comprometidos con el desarrollo del país. Si no actuamos de manera inmediata, seguiremos comprometiendo no sólo nuestro futuro sino el de las futuras generaciones.

portadaacton.jpg
Resumen
Hoy en día, Guatemala atraviesa uno de los momentos más críticos y preocupantes de la historia. Por una parte, la corrupción e informalidad, la mala gestión de la deuda pública y las deficiencias en el sistema legal y control de capitales, han restringido la rentabilidad de la inversión extranjera…
Fotografía por
www.rrppguate.blogspot.com