andres moreno

Andrés Moreno: Empresario polifacético que va más allá del éxito

Creador de nuevas oportunidades en distintas latitudes. Líder nato y promotor de iniciativas empresariales en mercados emergentes.

¿Cómo definirías a un emprendedor?

Un emprendedor es alguien que tiene la creatividad para soñar y además, la practicidad para hacer de su sueño un proyecto real, concreto. Una persona con persistencia para vencer obstáculos, paciencia para no desviarse del rumbo y pasión para mantenerse animado en un camino que es, por definición, duro. Yo diría que es una ecuación de equilibrio, donde ambos extremos son indispensables. Un emprendedor es un balance entre extremos.

¿Te consideras un emprendedor? ¿Cómo fueron tus inicios?

Comencé primero con Optimal, una empresa que daba clases de inglés a ejecutivos de empresas multinacionales. Esta experiencia me permitió ver la ventana de oportunidad que tenía el aprendizaje de inglés, pero en un esquema más funcional y más escalable, como el que desarrollé para Open English: clases en línea, en vivo, 24×7, en una plataforma de aprendizaje, que te permite estudiar donde quiera que estés.

Como todo emprendimiento, la dificultad inicial estuvo en poder levantar capital para operar. En mi caso, me fui a buscar inversionistas a Silicon Valley, con $700 en el bolsillo como mi único capital, y allí viví por unos meses, durmiendo en un sofá prestado en casa de un amigo. Cada día visitaba a potenciales inversionistas y así, de $20.000 en $ 20.000, logré reunir suficiente capital para desarrollar la primera plataforma.

No fue fácil porque en ese momento no era muy común la inversión en emprendimientos latinoamericanos. El capital de inversión se enfocaba hacia mercados más atractivos para ellos, como China y Japón. El potencial de América Latina para emprendimientos de tecnología vino a verse un tiempo después. Hoy en día sí es una región muy apetecible para inversionistas extranjeros, lo que representa una gran oportunidad para las startups locales.

Como experto y conferencista reconocido en temas de liderazgo y emprendimiento, ¿cómo pueden las personas desarrollar un espíritu emprendedor?

Yo diría que el espíritu emprendedor se desarrolla preguntándose constantemente ¿de qué otra manera puede hacerse esto? ¿Cómo hago “X” proceso más fácil, o más rápido, o más económico, o todo lo anterior? Creo que este ejercicio de ver las cosas desde ángulos nuevos, diferentes, debería ser parte de todo programa educacional, porque ayuda a la mente a buscar opciones alternativas a las que ya conoce, y es de allí de donde surge la innovación.

En relación con el liderazgo, hay, ciertamente, algunas características innatas en las personas, como la confianza en sí mismos, la capacidad de comunicar, de inspirar, etc. Pero yo estoy convencido de que el liderazgo también se aprende. Es posible que una persona que no haya sido expuesto a las condiciones necesarias no haya desarrollado las características de un líder, pero como cualquier competencia, se aprende con el modelaje, los ejercicios, la prueba y el error. Si además participas en un programa acelerado en el que hay una evaluación inicial de las competencias que tienes y las que necesitas, para potenciar lo que ya posees y darte lo que te falta, es totalmente factible que te conviertas en un gran líder. No es nada “esotérico” el liderazgo, es una competencia más que se adquiere estudiando.

¿Cuándo y por qué decides ser empresario?

Me decido a ser empresario cuando veo la enorme oportunidad que significa darle a un estudiante la posibilidad de tener una herramienta fundamental como el inglés, y de una manera práctica, alcanzable, y de paso, interesante y divertida. La decisión era evidente al solo ver el mercado potencial en América latina, los avances de la globalización que requeriría cada vez mayor dominio del inglés como lenguaje comercial, y la evolución de la tecnología, que hacía que “lo presencial” adquiriera cada vez más, diferentes variantes y opciones. Era “la tormenta perfecta” para abrir una empresa como Open English.

La fórmula, por cierto, sigue siendo válida para muchas otras habilidades además del inglés, y por eso hemos ampliado la oferta a otras áreas del conocimiento en proyectos similares, todos enmarcados en la educación en línea como el modelo de tecnología disruptiva. Next University, por ejemplo, ofrece certificaciones en el desarrollo de software y el mercadeo digital; Éxito se enfoca en el desarrollo de competencias de emprendimiento y liderazgo, etc.. y vienen más.

En todos los proyectos, la tecnología apalanca el aprendizaje. El objetivo es darle a una generación joven las competencias que necesita para incorporarse al mundo laboral de una manera rápida y eficiente. Creo que ésta es la única forma en la que Latinoamérica pueda insertarse en el desarrollo global a la velocidad que se requiere.

La adopción de la modalidad de educación en línea, por cierto, -tanto por instituciones educativas como por grandes empresas- se refleja en cifras que crecen exponencialmente cada año.  Para 2020 se estima que este mercado llegue a los US$ 31 billones, a una rata de crecimiento de 14%.

¿Cómo ha sido tu experiencia como empresario?

Creo que muy similar a la de muchos. Mi mayor reto posiblemente ha sido evolucionar del nivel de emprendedor al de empresario, porque se requieren competencias diferentes. Si no diferentes, en todo caso, es necesario madurar las competencias que vas adquiriendo. Como decía Robert Kiyosaki, “el que hayas tenido éxito creando un startup no garantiza que seas un empresario exitoso a largo plazo”, sobre todo bajo la perspectiva del crecimiento.

Otro factor que he tenido que trabajar en este proceso de maduración ha sido mi rol como líder. En las etapas iniciales de un emprendimiento uno tiene su equipo cercano y sabe cómo opera, pero cuando creces y debes contratar gente, hacer mayores inversiones, y tomar decisiones más trascendentes, tu nivel de responsabilidad aumenta, porque tu impacto es mayor. Es en este momento cuando debes tomar conciencia de que tu reto ha aumentado y se ha hecho más exigente.

El financiamiento es uno de los factores por los cuales muchos emprendimientos no prosperan. ¿Cómo hacer para que mi proyecto valga la pena para presentarlo a inversionistas? Tips

Si esperas que los inversionistas aporten capital para tu empresa, lo más importante es ganarte su confianza, y eso solo lo consigues si tienes credibilidad. ¿Cómo obtienes credibilidad? Lo más importante: haz inteligencia de mercado y respalda tu idea con un buen plan de negocios.

La idea es que cuando un inversionista lea el plan de negocios sepa exactamente de qué se trata el producto o servicio, la empresa y por qué es una buena idea invertir en ella.

En el curso intensivo de emprendimiento de Éxito (tuexito.com), organizamos este proceso en 7 fases clave que tiene que cubrir el emprendedor para garantizar que la idea que presenta a los inversionistas sea realmente solida…y es que captar financiamiento es realmente la última fase del proceso. Para llegar aquí, hay que recorrer un camino. El proceso va más o menos así:

Primero, toda compañía parte de una gran idea, y esa idea es el reflejo de las experiencias personales y las circunstancias de cada emprendedor. Lo más importante es transformar esa idea en un producto o servicio que satisfaga una necesidad del mercado.

Para diseñar el producto es fundamental seguir una metodología llamada Mínimo Viable o MVP, que propone que antes de lanzar cualquier idea al mercado, se debe crear un prototipo que permita recolectar, con el menor esfuerzo posible, la máxima cantidad de conocimiento sobre tus potenciales clientes. Es decir, en vez de trabajar durante 6 meses en un producto final, sin haber conocido antes la reacción de tus consumidores, se debe ir creando un producto por partes e ir evaluando. El Producto Mínimo Viable no debe ser perfecto ni contener todas las funcionalidades que esperamos para el producto final.

Luego tienes que determinar tu mercado objetivo. Esta fase constituye uno de los factores de éxito más importantes para un emprendedor, porque comprender tu mercado influencia desde el diseño de producto, hasta la estrategia de mercadeo. Aprende cómo se llama ese consumidor, cómo se viste, qué productos compra, dónde vive, cómo habla, qué interés tiene, y luego cuantifica ese mercado objetivo de consumidores.

El siguiente paso es identificar tu competencia. Este es un paso fundamental para garantizar la creación de productos y servicios diferenciados. Para lograr esto tienes que analizar las ventajas y desventajas de tu producto ante la competencia, e identificar los puntos de diferenciación.

El siguiente paso es definir el modelo del negocio, es decir, una vez que sabes cuál es el producto o el servicio y el cliente, tienes que definir cómo vas a hacer el delivery, de qué manera vas a llegarle al consumidor, además de cuánto y cómo vas a generar ingresos. Errar en la selección de modelo de negocio, no significa que tu producto no funciona. Ir ajustando el modelo de negocio es muy normal hasta encontrar la combinación perfecta.

En este momento, ya estás listo para mercadear tu producto. Aquí es muy importante aclarar que el mercadeo no garantiza la venta del producto, y por eso hay que generar un modelo que integre el mercadeo con la venta del producto o servicio.

Finalmente, viene la etapa de levantamiento de capital. Cada empresa es distinta, pero la mayor parte pasa por una serie de etapas de financiamiento. La primera etapa consiste en buscar el capital inicial que generalmente proviene de inversionistas ángeles y/o amigos y familiares; éste es el financiamiento inicial para desarrollar y diseñar el producto mínimo viable.

Una vez ya la empresa este generando ingresos, se pasa a la segunda etapa donde se buscan fondos de inversión para mantener financiada la empresa. Con este capital debes demonstrar que hay una demanda para tu producto y que una vez que tus clientes lo utilizan, quedan satisfechos. Como ves, levantar capital es el último paso que cierra el ciclo completo.

Un poco larga la respuesta porque resume varias semanas de nuestros cursos, pero creo que ayuda a los emprendedores a tener un panorama más claro del proceso en concreto para conseguir el financiamiento necesario para crear una empresa.

¿Qué errores son los más comunes en el camino al éxito?

Yo diría que el más común es subestimar – más que sobrestimar- el capital que necesitas para funcionar, porque es muy difícil establecer una cifra de antemano. Debes calcular las ganancias estipuladas para el primer año de funcionamiento de modo que cubran los gastos iniciales y den un margen modesto. Por regla general, el primer año los emprendimientos tienen un ingreso menor a los US$ 50.000. Hay muchos programas en línea que ayudan a calcular la inversión necesaria para un emprendimiento, pero en general, la tendencia es a no calcular suficiente dinero para cubrir los gastos de operación. Mi tip: agrega un poco más a tu cálculo para que no te quedes corto.

Otro error es no poner los pies en la tierra cuando haces el plan de negocios. La idea puede ser brillante, pero los objetivos a largo, mediano y corto plazo deben ser realistas y alcanzables. Ninguna idea vale nada si no logras implementarla, así que dale a esta parte todo el esfuerzo que requiere. Haz un estudio de mercado serio. Analiza bien la competencia. Establece el precio adecuado para tu producto/servicio. Es decir, mantén tu sueño pero “con un cable a tierra”.

Finalmente, diría que es un error común el tratar de hacerlo todo uno mismo, bajo la idea de que, a fin de cuentas, “la idea es de uno”, ¿no? Pues no, deja de ser “de uno” desde el momento en el que otros te ayudan a implementarla, así que hay que aprender a ceder espacios y cuotas de poder y darle el beneficio de la duda al menos, al mentor que sabe bastante más que tú, al que pasó por una experiencia similar y puede darte un consejo, o al trabajo en equipo que te permite lograr más en menos tiempo.  No puedes hacerlo todo tú solo.

¿Cómo elegir a mi equipo de trabajo?

Se ha escrito mucho sobre esto y hay metodologías concretas para construir equipos, pero casi todas coinciden en resaltar dos aspectos: primero, establecer qué competencias necesitas para conformar un equipo eficiente de acuerdo con tus objetivos de negocios. Valorar las competencias porque van a ser determinantes para el éxito.

Segundo, tomar en cuenta las diferentes personalidades, para evitar que crees un cóctel explosivo de egos irreconciliables. Los estilos son casi tan importantes como las competencias, así que trata de buscar combinaciones armoniosas, no de choque. Dale prelación a las personas que además de competencias técnicas, sean buenos comunicadores, manejen bien el conflicto y puedan trabajar en esquemas de colaboración.

Finalmente, tu equipo debe compartir tus valores. Es el fundamento de todo lo que van a hacer juntos y aquí no puede haber discrepancias. La ética comercial, de trabajo, debe ser la misma.  

¿Cómo mantener motiva a mi equipo de trabajo?

Si el líder está apasionado por el proyecto, es muy posible que logre transmitir esa pasión al equipo, pero para eso debe permitir que cada uno de los miembros del equipo se sienta dueño de una parte del sueño compartido…es ese “dejar ir” la autoría personal y exclusiva para hacerla una autoría colectiva. Solo así el sueño inicial sobrevive a los contratiempos y crece.

Otro elemento importantísimo es la comunicación. En los buenos tiempos y en los no tan

buenos también. Estoy convencido de que la gente está dispuesta a aceptar muchas cosas, con tal de que se les tome en cuenta y se les explique el por qué, la razón de ser. El trayecto al éxito no siempre será favorable, pero el verdadero líder logra mantener a su gente aglutinada y con confianza en tiempos mejores. Dos consejos de lo que he aprendido hasta ahora: 1. Señala los errores de manera constructiva. Recuerda que el objetivo es aprender, no reprimir. 2. Cada día hay al menos un pequeño éxito que celebrar. Haz que no pase inadvertido.

¿Qué recomendarías a todo aquél que desee realizar un proyecto propio?

Primero: Que analice la motivación para tener un proyecto propio. ¿Lo que te mueve es algo genuino, trascendente, que amerita el esfuerzo? ¿La mejor manera de lograr ese sueño es con un proyecto propio? ¿Hay otras formas de alcanzar mi sueño?

Segundo: Que evalúe los pros y los contras con total objetividad. ¿Qué voy ganar, que voy a sacrificar y qué oportunidades reales de éxito tengo? ¿Tengo los recursos o el potencial para tenerlos?

Tercero: Que si después de un análisis frío, honesto y calculado, todavía piensa que el proyecto propio es su camino, que no haga sin volver la vista atrás. Que no retroceda a estadios ya superados. Que se enfoque en la meta y no se detenga. Si los primeros pasos estuvieron bien hechos, la duda es extemporánea y no agrega valor al camino.

En el contexto global en el que te desenvuelves ¿qué nuevas oportunidades se tiene en el mercado latinoamericano?

¡Muchísimas! América Latina y el Caribe están en la mira de los inversionistas globales por varios factores: en primer lugar, tenemos una población joven, informada, talentosa, y que forma parte de los “ciudadanos conectados del mundo”; una clase media creciente con mayor movilidad y poder adquisitivo; finalmente, Gobiernos y capitales privados conscientes de la necesidad de invertir y apalancarse en la tecnología para cerrar la brecha de desarrollo que los separa de los países del llamado “primer mundo”.

Solo hay que ver las iniciativas de inversión de capital semilla en la región para darte cuenta de la apuesta global a América Latina. Endeavor, por ejemplo, una institución sin fines de lucro de la que formo parte, se dedica a sostener un ecosistema de soporte para emprendedores latinoamericanos. Hay incubadores y aceleradores como Seedstars World, Startup Chile, Startup Peru, Incubar, e iNNpulsa, además de Instituciones como el Fondo Multilateral de Inversiones (MIF), el Banco de Desarrollo de Latinoamérica (CAF), el Banco de Desarrollo (BNDES), o la Agencia Chilena de innovación y Desarrollo (CORFO), que han venido invirtiendo millones en la región para fomentar la creación de emprendimientos innovadores.

Definitivamente, éste es el momento para dar el salto cuántico que necesita la región. Tenemos el talento, la creatividad, la conciencia regional y la atención global. ¿Qué más se puede esperar?

¿Existen claves para no conformarse cuando el éxito toca a tu puerta?

Agradece y disfruta lo que tienes, pero ten en cuenta que aún queda mucho por hacer y por mejorar. Todo siempre puede ser mucho mejor. Cada éxito personal establece un baremo que debes superar.

FRASE

Tu competencia no son otros, eres tú mismo. Cada vez lo tienes que hacer mejor que antes. Y eso no significa no equivocarte ni tener el éxito asegurado en cada nuevo proyecto… eso sería sumamente aburrido. Significa volver a apostarle a una nueva idea y a ti mismo cada nuevo día.

Lee la Edición #7 de Revista EDN

PERFIL:

Nombre Completo: Andrés Moreno
Nacionalidad: Venezolano
Estudios: Ingeniería de Sistemas
Trayectoria: Co-fundador y CEO de Open English. Empresario polifacético involucrado en una gran variedad de proyectos en el área de Tecnología de la Educación con impacto regional. Los más recientes son Next University, una institución en línea que ofrece certificaciones en desarrollo software, y Éxito, un curso sobre Emprendimiento y Liderazgo para emprendedores latinoamericanos. Desde 2013 es miembro fundador de la Junta Directiva de Endeavor Miami, organización líder en promover la iniciativa empresarial en mercados emergentes, presente en más de 16 países. Reconocido por EdTechXGlobal y el World Innovation Summit for Education como uno de los 50 líderes de mayor impacto global en el área de EdTech.

andres moreno.jpg
Resumen
Creador de nuevas oportunidades en distintas latitudes. Líder nato y promotor de iniciativas empresariales en mercados emergentes…
Fotografía por
Cortesía Open English

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *