protadacrisis

3 simples acciones a realizar cuando estás en crisis

Por. Julio Micheo

“- ¿Cómo vas vos…?”

“- Ahí mira… piscinas pero con tenis”

Este es un ejemplo muy común del inicio de una plática entre dos personas en Guatemala (que hace a referencia a decir que uno está en problemas pero con ganas, de una forma un tanto vulgar)

Y ¿por qué respondemos así? En Latinoamérica se tiende a pensar que las cosas no van bien o que estamos a punto de un caos financiero, político o incluso familiar.

Yo soy una persona que no le gusta hablar mal de algo, pero acepto que muchas cosas no están bien. Basta con ver los titulares en los periódicos o los programas informativos y uno puede ver que todos los días somos bombardeados con noticias negativas.

Si a esto sumamos que la vida es un conjunto de situaciones que tienden a no salir como lo planeamos: que nuestros malos hábitos financieros nos llevaron a ser dueños de deudas por cosas que ni usamos, que los egresos suben y nuestros ingresos se mantienen inmóviles (en el mejor de los casos), podemos concluir que estamos piscinas… pero bien piscinas.

Sin embargo, aunque el problema es real somos nosotros como individuos quienes decidimos como nos puede afectar.

El escritor de varios libros y quizá el coach de ayuda personal más importante de nuestros tiempos, Tonny Robbins, explica que en los momentos de adversidad lo que nos produce alegría o felicidad se llama: Progreso.

Robbins relata que cuando alguien está entre la espada y la pared, entre el fracaso de su vida y el éxito, la motivación se vuelve tan fuerte que tiende a alcanzar el éxito (con trabajo de por medio, claro). Por lo que buscar una tercera opción es lo que nos impide avanzar, nos mantiene en el mismo sitio, y eso es lo contrario a progresar.

“Si tienes un objetivo claro y las herramientas para poder alcanzarlo, pero no lo has alcanzado es porque tienes conflictos internos. Resuelve tus conflictos antes de poder avanzar” explica Robbins en una entrevista hecha por un programa inglés. Y es enfático, con conflictos internos uno puede llegar a sabotearse y esto impide avanzar, avance es progreso, sin progreso no hay contentamiento. Así que nos quedamos piscinas… pero bien piscinas.

Pero estas 3 acciones no son para dejar de estar “piscinas”, sino para estar “piscinas, pero con tenis” lo que nos lleve a progresar y alcanzar un día el objetivo propuesto (ya sea financiero, personal, sentimental, empresarial o familiar).

1)    Autodisciplina: Este es un factor fundamental en la realización de cualquier plan. Si no somos capaces de establecer una hora de levantarnos, de comer bien, de terminar lo que empezamos o incluso empezar algo sin que nadie nos diga, será muy difícil avanzar.

La disciplina surge de la repetición, de hacer algo tantas veces hasta que se vencen las fuerzas de voluntad contrarias. Y la autodisciplina surge de un propósito, tener un “¿por qué?” hacer las cosas nos da combustible suficiente para movernos aun cuando no queremos. Debes de tener un plan por escrito que te ayude a disciplinarte, que te permita hacer algo todos los días por un tiempo que te lleve a donde quieras estar.

2)    Visualizarse: No se trata de negarse a tu realidad o cerrarte, pero debes verte en donde quieres estar, a pesar que todo en tu alrededor esté en contra. Robbins propone el ejercicio de partir tu mente en una pantalla (como si fuera una pantalla de cine con dos películas diferentes). De un lado está tu situación actual, el trabajo pendiente y todo lo que tienes que hacer, pero del otro lado pon la recompensa de ese esfuerzo o esa situación resuelta.

Esto creará una relación mental de causa y efecto de lo que haces con tu objetivo soñado.

3)    Enfocarse: Es sencillo decirlo, pero no tan fácil cumplirlo. No busques hacer muchas cosas bien, quizá sea necesario poner una pausa en algunas actividades para enfocarte en lo que necesitas hacer para poder avanzar – recuerda avanzar es progresar y progresar es bueno para tu felicidad-.

Cuando te enfocas tienes poder, poder de actuar y te permite dar lo mejor de ti en una sola área, que seguramente florecerá al momento que lo apliques.

Aunque estas tres acciones son muy sencillas el poder que tienen para cambiar tu situación es muy grande. Quizá no dejarás de estar en adversidad inmediatamente, pero seguro que eventualmente sí. Y mientras lo logras podrás vivir en carne propia que es estar piscinas pero con tenis.

protadacrisis.jpg
Resumen
El escritor de varios libros y quizá el coach de ayuda personal más importante de nuestros tiempos, Tonny Robbins, explica que en los momentos de adversidad lo que nos produce alegría o felicidad se llama: Progreso…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *